XX aniversario como patrona de los nicaragüenses

Su origen se encuentra en las reiteradas peticiones que la feligresía vino presentando ante las autoridades eclesiásticas desde mediados del siglo pasado, habiéndose solicitado en primera instancia a Monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, obispo de la diócesis de León y más tarde a Mons. Manuel Salazar y Espinoza.


Nadie ha dudado jamás que por las manifestaciones de amor que Nicaragua rinde a la Purísima, especialmente en su solemne novenario a partir del día 28 de noviembre de cada año hasta el día 8 de diciembre inclusive, viene a poner en claro que María en el misterio de su Pura y Limpia Concepción, es la Reina y dueña de nuestros corazones.

No obstante, era necesario que lo que la piedad y el fervor de este pueblo católico ha manifestado hacia la Madre de Dios fuera concretizado en la más antigua y bella de las imágenes que reciben culto público en la nación nicaragüense, además de la riqueza que encierra en la historia nuestra Señora de la Concepción de El Viejo.

Quienes comenzaron a proponer el Patronato de la Virgen de La Concepción de El Viejo fueron los congregantes marianos de la Iglesia de Santo Domingo en la ciudad capital de Nicaragua, bajo la dirección del recordado jesuita P. Pinedo. Pero ese patronazgo se oficializó hasta en marzo del 2001, cuando la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) plasmó en el blanco y negro la declaración formal de nuestra Señora de El Viejo como patrona de Nicaragua.

Su origen se encuentra en las reiteradas peticiones que la feligresía vino presentando ante las autoridades eclesiásticas desde mediados del siglo pasado, habiéndose solicitado en primera instancia a Monseñor Isidro Augusto Oviedo y Reyes, obispo de la diócesis de León y más tarde a Mons. Manuel Salazar y Espinoza.

También Obispo de esa sede episcopal.Según reseñas en el periódico “La Luz”, decano de la empresa católica en el occidente del país, que en 1971 dirigía don José María Tijerino, y bajo el título de “El Patronato Nacional de La Virgen de El Viejo” en diciembre de ese año se reclamaba el reconocimiento eclesiástico para dicho patronazgo, reclamo que no se cansaba de repetir en cuenta ocasión se le presentaba.

Entre otros hechos que sentaran las bases para lograr el Patronazgo, se encuentra la Peregrinación Nacional dispuesta por el Episcopado Nicaragüense en homenaje a S.S. Pio XII en sus bodas de plata episcopales, en diciembre de 1942 y fue presidida por el obispo de Managua, Excmo. Mons. José Antonio Lezcano y Ortega, que celebró la misa la Misa campal ante la venerada imagen, y finalizó con la lectura de la constitución de la confederación de congregaciones marianas y la congregación de esta a María Inmaculada.

Bajo la dirección espiritual del P. Pinedo (de la Compañía de Jesús).El 8 de Octubre de 1995 se decretó de nombrar la parroquia de El Viejo como santuario Mariano Nacional, siendo Obispo de esta Diócesis, Mons. Bosco Vivas y Robelo y por gestiones del mismo ante la santa sede, en diciembre de ese mismo año, su santidad San Juan Pablo II eleva el santuario Nacional a la dignidad de Basílica Menor, lo cual corrobora personalmente, en su segunda visita a Nicaragua el 7 de febrero de 1996 al finalizar la eucaristía en Managua.

Y es hasta en los albores del tercer milenio, a cuatrocientos treinta y nueve años de su providencial llegada al pueblito de El Viejo, el 12 de marzo del 2001 que la conferencia episcopal de Nicaragua (CEN), después de recibir de Mons. Bosco Vivas Robelo formal petición de declarar Patrona Nacional a Nuestra Señora de la Concepción de El Viejo, aprueba dicha solicitud y se fija el 13 de mayo del 2001 para la Celebración Nacional.

Una vigilia de Jesús Sacramentado en la noche del 12 de Mayo inicio el magno acontecimiento, serenatas a la Virgen y quemas de pólvoras reflejaban el regocijo de multitudes que asistieron a la Misa campal del 13, que fue presidida por S.E. Cardenal Miguel Obando y Bravo así que también asistió el entonces presidente de la República. La homilía estuvo a cargo de Mons. Bosco Vivas Robelo y leyó el decreto Mons. Juan Abelardo Mata.( Secretario de la CEN). (Entrevista realizada a Mons. Rodrigo Urbina V. entonces rector de la Basílica)