Internacionales

Wuhan: un año después del confinamiento de más de 11 millones de personas

En la ciudad de Wuhan, China, se supo del primer caso de Covid-19 en el mundo.


Este fin de semana la ciudad de Wuhan (China), cumplió un año de haber implementado medidas extremas de confinamiento a raíz de la propagación del coronavirus.

El primer confinamiento fue aplicado cuando las autoridades sanitarias de la ciudad detectaron 17 muertes provocadas por el virus.

Durante dos meses y medio, 11 millones de habitantes de la provincia china quedaron en total aislamiento del mundo.

Nadie sabía lo que pasaba, la gente fallecía, los diagnósticos eran dispares y el personal sanitario no era suficiente para atender la situación de emergencia.

Entre las medidas adoptadas se cerraron las estaciones de tren y los aeropuertos, al igual que los comercios, las carreteras fueron bloqueadas y se paralizó el transporte público.

Meses después, el Gobierno iniciaba un procedimiento de actuación severo para contrarrestar el virus que se empezaba a propagar por el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la crisis del Covid-19 como una pandemia hasta el 11 de marzo de 2020.

Aunque los casos persisten en esa nación asiática, en diferentes ciudades ya se han flexibilizado las medidas de distanciamiento social y las restricciones de movilidad.

En este primer aniversario de cierre, China contabiliza un total de 88,911 infectados y 4,635 fallecidos por Covid-19.

A nivel mundial hay más de 100 millones de casos confirmados y dos millones de muertos.

Actualmente, la situación del Covid-19 en ese país no es tan compleja a como se vivió en el primer trimestre de 2020. La Comisión de Salud Nacional reportó recientemente 107 nuevos casos de contagios, 56 de ellos en la provincia de Heilongjiang, mientras que en Beijing y el sector financiero de Shanghái poseen tres nuevos casos, respectivamente.

Hoy, en Wuhan, es normal que la gente salga a disfrutar de su vida cotidiana en las calles sin el uso de las mascarillas y sin respetar el distanciamiento social, un escenario que aún parece muy distante para la región de occidente.