Internacionales

Vivir con miedo: las consecuencias de la pandemia en la salud mental y cómo impacta en el sistema inmune

¿Somos más propensos a enfermar si estamos asustados? Qué dicen los expertos


Suele decirse que el miedo paraliza. Pocas sensaciones tan displacenteras como la de verse inmovilizado por algo que atemoriza. Y la posibilidad de que un ser querido o uno mismo enferme y muera vaya si lo es.

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia al COVID-19 el miedo se adueñó de gran parte de la población. El miedo a un virus desconocido, el miedo a enfermar, el miedo a contagiar a un padre o abuelo, el miedo a morir.

El miedo produce un gran sesgo en la forma en que interpretamos las cosas. Un claro ejemplo que les sucede a menudo a muchas personas es que cuando somos niños y tenemos miedo a que alguien entre a nuestra casa, cualquier ruido nos parecen pisadas o la puerta abriéndose”. Julián Pessio es médico psiquiatra (MN 126916) y consideró que “lo mismo puede ocurrir con las enfermedades. Se puede estar muy atento al cuerpo e interpretar cualquier cambio normal en la frecuencia cardíaca, respiratoria, o de cualquier sistema, como signos de la enfermedad temida y eso dispara una reacción de ansiedad que aumenta los síntomas y termina convenciendo a cualquiera de que está enfermo”.