Especiales

Tejer en familia

tejer

Una pareja que conincide en un bonito oficio

Silvio Guardado es capitalino y Argentina Ocón, originaria de Carazo, que coinciden en la elaboración de piezas que tejen con los debidos colores y estilos, una pareja que tienen en común una interesante armonía tejedora como actividad económica.

Esta pareja elabora encargos de manera artesanal, desde vestidos, blusas, cintas para la cabeza, fundas, calcetas, calcetines para bebés y camisas para muebles. Usan tanto hilo fino u ordinario, según el encargo.

Viven en la ciudad de Chinandega desde hace mucho tiempo y poseen un pequeño tramo de zapatos en la esquina noroeste del mercado central, en el sector de la plena esquina ‘Santa Lucía’, de intenso movimiento comercial, ahí se les ve siempre aguja en mano con el hilo conformando una pieza y el pregón de su venta.

“A nosotras que éramos 14 junto con las primas nos enseñó nuestra abuelita Josefa Antonia Ocón cuando vivíamos en Carazo. Era un poco díficil a mis seis años pero después le agarré el hilo y luego es tener ideas con mucha creatividad”, cuenta la Ocón.

Silvio por su parte interrumpe y recuerda que Argentina le enseñó a tejer y cuando aprendió se dispuso a ser mejor con mayor fineza, lo que a consideraciones de sus clientas sí que lo ha logrado.

Argentina acaba de finalizar una cinta de adorno frontal, lo hizo con hilo fino de color negro. El rollo de ese hilo dice que tiene un costo de 280 cordóbas, el hilo ordinario con el que conforma la mayoría de las piezas cuesta 15 cordóbas.

Para una funda de almohada de un bebé son 3 rollos y una pieza ronda entonces los 120 cordóbas.

INTERESANTE ENTRETENIMIENTO

Argentina Ocón considera que un 60 por ciento de las chinandeganas sabe tejer como entretenimiento; la mayoría son amas de casas a quienes se les observa en la sala de la casa en sus momentos libres lo que no les permite pensar en cosas negativas.

DESDE LA ARAÑA Y LOS PUEBLOS PRIMITIVOS

El oficio se deriva de la araña que teje su red, la que aprovecha la noche para tejer su trama, dotada de una resistencia asombrosa para atrapar moscas, zancudos y abejas.

El oficio de la tejeduría es el conjunto de acciones cuya finalidad es obtener tela a partir de hilos naturales o sintéticos. Un telar primitivo mediante una lanzadera manejada a mano, que usaban los pueblos primitivos para tejer lana y algodón antes de la llegada de los españoles.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: