Internacionales

Sevilla suspende las procesiones de la Semana Santa de 2021 por la COVID 19

Se trata de una medida preventiva para evitar un aumento de contagios de coronavirus durante las celebraciones de la Semana Santa de Sevilla, que cada año atraen a miles de personas a la capital andaluza.


La Archidiócesis de Sevilla ha suspendido por segundo año consecutivo las procesiones de Semana Santa debido a la pandemia de COVID 19.

En virtud de un decreto firmado por el arzobispo, Mons. Juan José Asenjo, el lunes 28 de diciembre, se suspenden las salidas procesionales durante la Semana Santa de 2021.

Se trata de una medida preventiva para evitar un aumento de contagios de coronavirus durante las celebraciones de la Semana Santa de Sevilla, que cada año atraen a miles de personas a la capital andaluza.

En el decreto firmado por Mons. Asenjo se explica que “lamentablemente, la persistencia de altos niveles de incidencia de la enfermedad, junto con las previsiones anunciadas para la distribución y aplicación de las vacunas contra la misma, sigue desaconsejando para los próximos meses, a juicio de las diversas autoridades civiles y sanitarias consultadas, la concentración de grandes grupos de personas, así como la libre circulación de estas”.

Por ello, se establece en el decreto, “quedan suspendidos todos los actos y celebraciones organizados por parroquias, hermandades y cofradías, asociaciones de fieles y otros grupos eclesiales” que “tengan carácter de culto externo y, en general, todos aquellos en los que se haga uso de la vía pública”.

Aunque en virtud de este decreto las cofradías y hermandades sevillanas no podrán procesionar con sus pasos, “en su lugar y, particularmente por lo que se refiere a las procesiones y Estaciones de Penitencia, se seguirán los subsidios litúrgicos que oportunamente ofrecerán las Delegaciones Diocesanas de Liturgia y de Hermandades y Cofradías”.

Por otro lado, los cultos que se desarrollen en el interior de los templos “podrán celebrarse respetando las disposiciones indicadas” por la Archidiócesis de Sevilla, “así como la normativa sanitaria vigente en cada momento”.

Mons. Asenjo recuerda en el decreto que “la Semana Santa no queda suprimida”, aunque no puedan salir las procesiones. Por ello, exhorta “a todos los grupos eclesiales y fieles de la Archidiócesis a vivir con hondura e intensidad renovadas las celebraciones litúrgicas”.

Asimismo, pide “a las Hermandades y Cofradías que dispongan ejercicios de piedad para sus hermanos en el día en el que les correspondería celebrar sus estaciones de penitencia”, así como para el Triduo Sacro.

Por último, el arzobispo de Sevilla pide la intercesión “de Nuestra Señora de los Reyes, Patrona de Nuestra Archidiócesis, el final de esta pandemia y el consuelo de todos los que sufren a causa de la misma”.

Segunda vez que se cancelan las procesiones

La Archidiócesis de Sevilla ya había suspendido las procesiones de las cofradías y hermandades en la Semana Santa del año 2020 como medida contra el coronavirus. Sólo en el año 1933, durante la II República en España, las cofradías habían decidido no salir.

La suspensión de las procesiones en Sevilla resulta especialmente significativa, ya que son las más emblemáticas de España.

Desde el Viernes de Dolores, que este año corresponde al 3 de abril, hasta el domingo de Pascua de Resurrección, 71 cofradías y hermandades de Sevilla procesionan por las calles de la capital andaluza rememorando la pasión, la muerte y la resurrección del Señor.

Además de su indudable valor espiritual, la Semana Santa sevillana tiene un enorme valor cultural, artístico y turístico, con la asistencia de miles de fieles y espectadores. Tal es la fuerza de esta tradición, que los numerosos intentos de grupos anticlericales por limitarla o, incluso, eliminarla, siempre han fracasado.

Aunque las cofradías ya existían en la Edad Media, es a partir del Concilio de Trento, en el siglo XVI, cuando la Semana Santa española, y en particular la de Sevilla, adquiere su configuración actual.

De entre los pasos que procesionan destacan, por su tradición, devoción y valor artístico de la talla, el Jesús del Gran Poder y la Macarena.

El Jesús del Gran Poder es una imagen con 400 años de antigüedad, esculpida por el conocido escultor barroco Juan de Mesa y Velasco. Procesiona en la madrugada del Viernes Santo y es una de las más veneradas de Sevilla.

Sin embargo, si hay una procesión especialmente emblemática de la Semana Santa de Sevilla es la de la Virgen de la Esperanza Macarena, cuya cofradía es la más numerosa. La imagen, una talla de escultor anónimo del siglo XVII, también procesiona en la madrugada del Viernes Santo.