Sucesos

Secuestradores se concentraron en el reparto “La Florida”

aristides

Todos los detalles hasta el momento del secuestro. La policía averigua la ubicación del vehículo color blanco, que fue rentado con una persona del que ya se tiene el nombre. Además se suman 2 sospechosos.

En las vísperas del secuestro del niño Arístides Alfonso Osejo Baca, de 3 años, el vehículo color blanco estuvo aparcado la noche anterior en la zona noreste de la Colonia Ayapal, frente a la reconocida esquina del taller Lira, otro sujeto merodeó el miércoles por varios minutos el lugar según vecinos.

Investigadores sumaban datos desde el viernes hasta cerrar el círculo de consulta en una ex trabajadora, contadora del padre del niño en sus negocios como contratista. Otro de los investigados es un corredor de seguros familiar de la ex trabajadora.

La persecución por un motociclista y un taxi color azul, conducido por Cristóbal Martínez, fue importante para establecer un cordón de búsqueda en la zona de La Casona, punto esquinero del reparto La Florida, a dos kilómetros al sureste del lugar del secuestro.

Sector La Casona. Reparto La Florida

La Colonia Ayapal y el reparto La Florida se ubican en la periferia sur de la ciudad de Chinandega a 1. 5 kilómetros del casco urbano.

En el reparto La Florida, hubo despliegue policial con la técnica canina en medio de la multitud hasta detectar la vivienda en la que coincidentemente los vecinos indicaron que una joven (supuestamente la ex trabajadora) descendió del vehículo con el niño en sus brazos.

LA LLAMADA Y ANGUSTIA

Arístides Osejo Escalante, padre del niño dice que se hallaba cerca de los “Billares El Rabadilla”, compraba un oasis (Enfriador de agua) por un negocio que inauguraría en el barrio La Libertad.
“Mi esposa que trabaja en una aseguradora había pedido el día y me llamó al celular gritando que al niño lo habían secuestrado, yo deje botado eso y salí corriendo”, contó Osejo.

Padre del niño. Arístides Osejo

Señaló que eran las 10: 07 de la mañana. “Me fui directo a la policía de donde salieron dos patrullas y llame a los amigos para que publicaran en las redes y ayudaran a buscar a mi hijo”, agregó el padre.

Una avioneta fue activada por la tarde para la búsqueda en la zona sur del departamento e ingenieros amigos contrataban un helicóptero minutos antes que el niño apareció a las 4: 00 de la tarde. El secuestro con el hombre armado, de contextura recia y encapuchado ocurrió a 20 metros de la casa en la zona noreste de la Colonia Ayapal, la asistente del hogar, Yelba Escalante lo trasladaba en un triciclo (bicicleta con capota) de sur a norte, desde la escuela “Portal de Belen”.

Fue cuando la domestica trataba de bajar del triciclo que surgió del vehículo el hombre con el arma amenazante a ella y al triciclista Orlando de Jesús Vázquez, quien relató que era un hombre recio de pantalón blanco y armado que les dijo “Al que se mueva lo mato”. En el vehículo con vidrios polarizados viajaba otra persona, el conductor y atrás una mujer.

El padre del niño, su segundo hijo, refirió que jamás ha experimentado problemas con persona alguna y cada uno en la familia tiene sus propios proyectos que han surgido mediante financiamientos.

“No somos una familia adinerada, somos unidos y cada uno en la familia tiene sus propios ingresos y trabajo”, señaló el padre del niño. Por un momento temió por la banda del tráfico de órganos, que aparecía en las redes pero lo descartó cuando supo que el vehículo color blanco, merodeó la noche anterior y ahí determinó que era algo personal. “Porque hubieran escogido a cualquiera”, analizó el progenitor.

La policía averigua la ubicación del vehículo color blanco, estilo Kia Morning, que fue rentado con una persona del que ya se tiene el nombre, automotor que fue ocultado tras el secuestro.
asta ayer sábado se conoció de cinco detenidos, mientras la policía en Managua espera atar todos los cabos para aclarar lo del secuestro.

MISA DE ACCION DE GRACIAS

Reunidos en familia y vecinos tras llegar el niño a las 7: 00 de la noche del viernes, hubo una reunión de acción de gracias que se extendió con una misa la noche del sábado en el templo Guadalupe.

El niño mayor de esta pareja estudia la primaria en un centro educativo privado, mientras el menor fue matriculado en el primer nivel de preescolar de la Escuela “Portal de Belen”, en el Barrio El Rosario, a cinco cuadras de la vivienda.

“Yo lo pasaba dejando y algunas veces trayendo pero la muchacha (Yelba Escalante) lo iba a traer”, dice el padre del niño. La familia dijo que vivieron la angustia del secuestro, “Eso nos ha golpeado bastante, más fuerte que un accidente porque no sabíamos cómo lo estaban tratando, a él lo vimos un poco asustado a pesar que no es dramático, así es el, dijo que no le hicieron nada pero lloró mucho y luego durmió, que con el no habían más niños sino un hombre, también nos dijo que no le habían dado nada de comer pero le haremos chequeo médico”, dijo el padre.

Madre del niño. Luvi Alexandra Baca

Luvi Alexandra Baca, la progenitora, se mostraba afectada. “Él niño está tranquilo, alegre y se le ha hecho los chequeos médicos. Nosotros hemos luchado por salir adelante, la policía no nos ha dicho nada, ellos están haciendo su trabajo”, dijo la progenitora en la sala de la casa.

RESCATE

Gladis Escalante, la abuelita paterna cree hubo seguimiento de quien sabía que ese día el niño saldría temprano y en su plan esperaban la tarde para hacer la llamada para cobrar un rescate.

Abuelita. Gladis Escalante

“Mientras la policía no lo diga oficial, nosotros no sospechamos de nada y si digo yo por el aspecto económico, ellos (los padres) trabajan con financiamiento, tal vez esperaban la tarde para hacer la llamada”, señaló Escalante.

La avalancha de pobladores sobre calles y caminos con lo del secuestro y la búsqueda incesante no había ocurrido jamás en Chinandega, dijo Rodrigo Hernández.  Leonardo Trejos, señaló que Chinandega no será igual después de este incidente y los padres estarán atentos a sus hijos.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: