Internacionales

Salen de Michigan los primeros camiones con la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer

Los envíos de las primeras dosis ya están en camino, en el mayor esfuerzo de vacunación en la historia del país, cuando han muerto cerca de 300,000 estadounidenses y más de 16 millones de personas se han contagiado


Los primeros camiones con la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer y BioNTech ya salieron este domingo en la mañana de una planta de fabricación de la farmacéutica estadounidense ubicada en Kalamazoo, Michigan, con el objetivo de empezarse a aplicar tan pronto como este lunes.

Cerca de las 6:30 am era posible ver cómo empezaba el operativo de empaque de las vacunas. Decenas de personas vestidas con camisetas amarillas llenaban cajas con hielo seco para asegurarse de que estas se mantengan a -70 grados Celsius o menos.

A las 7:10 am, al terminar de empacar las vacunas, los trabajadores se soltaron a aplaudir, en lo que constituye el arranque de un histórico momento para el país: el comienzo del fin de una de las mayores crisis sanitarias, cuyas muertes superan a las de militares estadounidenses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Cerca de las 7:30 am los trabajadores comenzaron a colocar las cajas en los camiones. Minutos después, se cerraron las puertas. Poco antes de las 8, se encendieron los motores.

Y a las 8:30 am arrancaron los camiones.

Cerca de 189 cajas fueron enviadas este domingo y se espera que lleguen a los 50 estados el lunes.

Las empresas de envío UPS y FedEx comenzarán a entregar la vacuna en casi 150 ubicaciones, aseguró el sábado el general del Ejército Gustave F. Perna de Operation Warp Speed, el programa de desarrollo de vacunas de la Administración Trump. Otros 450 sitios recibirán la vacuna el martes y miércoles.

Las ubicaciones incluyen hospitales y otros sitios que pueden cumplir con los requisitos de almacenamiento ultrafrío necesario para conservar la vacuna. Dentro de tres semanas, las vacunas deberían entregarse a las farmacias locales y otros lugares, añadió Perna.

Los envíos de la vacuna pondrán en marcha el mayor esfuerzo de vacunación en la historia del país, cuando la pandemia se ha cobrado la vida de cerca de 300,000 estadounidenses y contagiado a más de 16 millones, según datos de nuestra cadena hermana NBC News.

Tan solo este sábado se registraron casi 235,000 nuevos casos.

UPS y FEDEX, normalmente rivales, están encargados del empaque y el transporte bajo estrictas medidas de seguridad (y temperaturas controladas).

La que arranca ahora es entonces una operación logística masiva que involucra al Gobierno federal y las administraciones estatales, empresas privadas y trabajadores sanitarios para distribuir rápidamente los primeros suministros.

En Michigan, empleados de UPS pondrán etiquetas especiales de rastreo con Bluetooth y radio en cada envío. Enseguida, un avión en las cercanías llevará las dosis al centro de carga aérea de la compañía en Worldport, Louisville, Kentucky, una extensa instalación de 5.2 millones de pies cuadrados. Los siguientes envíos de la vacuna también serán transportados en camiones al centro de Louisville, ubicado a seis horas en coche de Michigan.

El presidente de salud de la compañía, Wes Wheeler, dijo que planeaba supervisar los primeros envíos de vacunas desde un centro de comando recientemente establecido en Louisville, en el que equipos monitorearán cada paquete de vacunas.