Nacionales

Roban donaciones para damnificados de Iota de casa cural de Tola

Sujetos cortaron con sierra el portón de la Casa Cural de la iglesia San Juan María Vianney de Tola y se llevaron alimentos, medicina y agua para los damnificados del huracán Iota.


Un centro de acopio que estableció la Iglesia Católica en el municipio de Tola para recibir, almacenar y distribuir ayuda humanitaria entre las familias damnificadas por el huracán Iota fue blanco de la delincuencia que opera en la zona.

El robo ocurrió en la casa cural de la parroquia San Juan María Vianney de la comunidad de Las Salinas de Nahulapa, localizada 28 kilómetros al noroeste del casco urbano del municipio de Tola, del departamento de Rivas.

El padre Reynado López, párroco de dicha iglesia, dijo a DESPACHO que personas desconocidas aprovecharon que la casa cural quedó sola en horas de la tarde para violentar la seguridad y robar parte de la ayuda humanitaria.

“Yo me había trasladado con otras personas a la ciudad de Rivas para recibir una donación que se recepcionó en la parroquia San Pedro y cuando regresamos a la casa cural, a las 5: 30 de la tarde, nos enteramos que se nos habían metido a robar parte de las donaciones”, refirió.

Dijo que las personas que cometieron el robo, ingresaron por una puerta que se localiza en la parte trasera de la casa cural. “Para ingresar cortaron con una cierra la puerta de hierro, lo cual les permitió ingresar directamente al área de la cocina y llegar con facilidad al lugar donde resguardamos la ayuda humanitaria que personas de buen corazón envían a los damnificados de las comunidades de Tola, pero los vecinos dicen que no vieron ni escucharon nada”, explicó.

DAÑO A LOS MÁS NECESITADOS

Carlos Solís, coordinador de evangelización de la parroquia San Juan María Vianney, dijo que los delincuentes que ingresaron a la casa cural se llevaron dos sacos de zapatos, 30 libras de arroz, 30 de frijoles, paquetes de agua purificada, medicamentos y varios litros de aceite.

“Este hecho causa mucha tristeza, porque le están haciendo un daño a los más necesitados y lo que se están robado es la solidaridad que han mostrado los nicaragüenses”, afirmó.

Expuso que la ayuda que reciben en la parroquia San Juan María Vianney de la comunidad de Las Salinas de Nahulapa ha estado siendo distribuida entre familias afectadas de diversas comunidades de Tola, como Virgen Morena, El Higueral y San Ignacio.

El robo ha causado indignación a una parte de la población, pero otros consideran que fue una acción de desesperación de quienes están atravesado un mal momento. El párroco a cargo presentó la denuncia ante la policía local y hay una investigación en curso, dijo.