Reflexión | Dime de qué presumes y te diré de lo que careces» ¿de generosidad, de piedad?

Saber vivir es la enseñanza más grande de los evangelios, saber vivir como hombres y mujeres capaces de auténticas relaciones con Dios y con los demás. Actuar, fingir, aparentar, son.


Saber vivir es la enseñanza más grande de los evangelios, saber vivir como hombres y mujeres capaces de auténticas relaciones con Dios y con los demás.

Actuar, fingir, aparentar, son todas acciones contra las enseñanzas evangélicas que, por el contrario, nos invitan a la libertad, a relaciones plenas sin compromisos.

Hoy Jesús pone en guardia a sus discípulos de aquellos comportamientos falsos, hipócritas, que empobrecen la vida del hombre en cuanto buscan gratificaciones o “recompensas” donde nada pueden encontrar.

Buenas relaciones humanas, buen relación con Dios, fraternidad y alabanza, para que nuestros comportamientos “brillen” ante los hombres (5,16) con la misma luz de Cristo, lejos de toda notoriedad ficticia que distorsiona el rostro auténtico de la humanidad.

Brillar, sin presumir; ser sin aparentar, hombres y mujeres cuyas acciones fructifiquen en el secreto, para con Dios y los hermanos.

Por: Padre Julio Valladares.