Nacionales

Nicaragua tendrá sistema de vigilancia para detección de nuevas variantes de Covid-19

Desde que se alertó de la posible presencia de nuevas variantes de Covid-19 en la región, las autoridades sanitarias de Nicaragua no han informado sobre la presencia de estas en el país.


En las próximas semanas, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) estarían listas para establecer un mecanismo de vigilancia y detección de nuevas variantes de Covid-19 en Nicaragua, aseguró este miércoles el doctor Ciro Ugarte, director de emergencias en salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Desde que se alertó de la posible presencia de nuevas variantes de Covid-19 en la región, las autoridades sanitarias de Nicaragua no han informado sobre la presencia de estas en el país.

Ugarte afirmó que al igual que lo han hecho con otros países, la OPS otorgó a Nicaragua suministros y herramientas para el tamizaje de variantes de preocupación, lo que le permitirá al Minsa dentro de poco tiempo comenzar a remitir para su análisis muestras de laboratorio para la detección de dichas variantes.

“Hemos sido informados que el país está finalizando el método y los procedimientos para la selección de las muestras y que en corto plazo ya estará implementada seguramente la vigilancia para detectar las variantes, por lo tanto, se espera que en las próximas semanas Nicaragua pueda remitir las muestras que sean altamente sospechosas de contener variantes a uno de los 7 laboratorios de referencia que forman parte de la red regional de vigilancia genómica que facilita la OPS”, informó Ugarte.

El funcionario afirmó que gracias a esta red regional de vigilancia se han logrado detectar nuevas variantes en más de 40 países y territorios de las Américas.

EE.UU. donará vacunas, pero se debe buscar la que mejor se adapte

Por otro lado, la OPS se refirió que si bien Estados Unidos se ha comprometido a donar a través del Mecanismo Covax 500 millones de vacunas a varios países de la región, incluyendo Nicaragua, esta agencia de las Naciones Unidas debe revisar junto al gobierno estadounidense cuál de las tres vacunas que se han aplicado en Norteamérica es la que mejor se adapta a las condiciones de logística y equipamiento de cada país para poder ser donadas.

Esto porque según han explicado en varias ocasiones los especialistas, la vacuna de Pfizer no podría utilizarse en Nicaragua ya que el sistema de salud del país no cuenta con la cadena de frío especializada para su almacenamiento, además adquirir el sistema para su preservación requeriría una millonaria inversión.

“Nosotros estamos trabajando con el gobierno de Estados Unidos para revisar bien las vacunas que pueden ser donadas, la de Pfizer, o Moderna o de Janssen (de Johnson & Johnson), se analiza cuál es la mejor que se adapte a la realidad del país. No se va a enviar vacunas que necesiten de una cadena de frio de ultra congelación para un país que no tiene esa capacidad”, indicó Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

Barbosa agregó que este tema se está revisando con mucho cuidado y de manera particular con cada uno de los países que están en la lista de beneficiados a fin de asegurar un buen uso de la vacuna y evitar desperdicios.