Sucesos

Nica pide raid y muere en accidente de tránsito en Costa Rica

Según la versión de las autoridades, viajaba en el cajón del pick-up de un hombre de apellido Barquero, cuando por razones que no se tienen claras cayó del vehículo.


Un nicaragüense identificado solo como Raúl murió atropellado por un amigo, quien en apariencia le estaba haciendo un aventón al apartamento que ambos habitan en Limón.

El accidente se produjo en las inmediaciones del teleférico sobre la ruta 32, cerca del cruce de Río Frío.

Según la versión de las autoridades, el extranjero viajaba en el cajón del pick-up de un hombre de apellido Barquero, cuando por razones que no se tienen claras cayó del vehículo.

Cuando el conductor se percató de que esta persona había caído en la carretera, retrocedió el automóvil, pero no vio que estaba cerca y le aplastó la cabeza, lo cual le provocó la muerte en la escena.

Lo extraño del caso, en lo que trabajan los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Guápiles, es que Barquero levantó a su amigo después de arrollarlo y se lo llevó hasta la casa.

Cuando llegaron al hogar el conductor notó que su amigo no reaccionaba y decidió llamar a la Cruz Roja, cuyos paramédicos llegaron al sitio y declararon al nicaragüense fallecido.

Además, dejaron la escena a cargo del OIJ, cuyos agentes detuvieron a Barquero por el presunto delito de homicidio culposo por infringir la Ley de Tránsito y lo llevaron al Ministerio Público.

Conducta peligrosa

Autoridades del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) aseguraron que tienen conocimiento de que las personas suelen cometer imprudencias en carretera que son altamente peligrosas.

Por eso solicitaron que se incluyeran multas por llevar pasajeros en el cajón en la última modificación a la Ley de Tránsito porque antes no estaba contemplado en los incisos reguladores.

“La razón principal es que en el cajón las personas no tienen las medidas de seguridad que da el sistema activo en el vehículo como las bolsas de aire, los cinturones y hasta la misma estructura es diferente. Cuando una persona viaja en este lugar queda expuesta a desgracias como la sucedida”, mencionó Óscar Araya, director de la Escuela de Policía.