Especiales

Necesitamos a los indígenas para conseguir un mundo mejor

El 9 de agosto de 1982, el Grupo de Trabajo sobre las Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos celebró su primera reunión. Ocho.


El 9 de agosto de 1982, el Grupo de Trabajo sobre las Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos celebró su primera reunión. Ocho años después, en 1990, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió establecer esa fecha como el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. 

Al hablar de pueblos indígenas nos referimos a los más de 370 millones de personas que habitan en setenta países del mundo y que, a pesar de sus diferencias étnicas, culturales y de procedencia geográfica, comparten una serie de aspiraciones comunes.

Según el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas, los indígenas carecen de atención básica para la salud; de acceso a la educación; de control sobre la tierra y de falta de protección de sus derechos a la propiedad intelectual y cultural.

Todo ello hace a estas poblaciones más vulnerables y víctimas fáciles de la pobreza, los desplazamientos, las violaciones de los derechos humanos y de la marginación económica y social. Qué decir de las mujeres indígenas que son aún más vulnerables que los varones y están sujetas a una triple marginación: son mujeres, son indígenas y son pobres.

Pueblos Indígenas en Nicaragua

Aquí en Nicaragua una de las aspiraciones de los pueblos indígenas en el ámbito de la legislación ordinaria es el reconocimiento al sistema de organización, la protección al patrimonio arqueológico, histórico, lingüístico, artístico y cultural, el respeto a la propiedad comunal, los recursos naturales, así como las prácticas de la medicina natural tradicional, los conocimientos y tecnologías indígenas.

Desde la época precolombina, los pueblos indígenas eran los legítimos dueños de la tierra y sus territorios, concebidos como el entorno físico, cultural y ambiental, que permitía una relación armónica con la madre naturaleza.

Como todos sabemos estas tierras fueron arrebatadas por los invasores españoles que en el período colonial implantaron un régimen de terror y etnocidio de más de setenta millones de indígenas a lo largo y ancho de América Latina. Sin embargo, aunque parezca algo insólito, la corona española vendió a través de los conocidos títulos reales una parte de los territorios a los pueblos y comunidades indígenas, derecho que actualmente, es reconocido en el Art. 5 de la Constitución Política de Nicaragua.

COVID-19 y la resiliencia de los pueblos indígenas

A medida que luchamos contra la propagación de la pandemia, es más importante que nunca salvaguardar a estos pueblos y sus conocimientos. Sus territorios albergan el 80% de la biodiversidad del mundo y pueden enseñarnos mucho sobre cómo reequilibrar nuestra relación con la naturaleza y reducir el riesgo de futuras pandemias.

Además, los pueblos indígenas están buscando sus propias soluciones a esta pandemia. Están tomando medidas y utilizando los conocimientos y prácticas tradicionales, como el aislamiento voluntario y el cercamiento de sus territorios, así como medidas preventivas, difundidas y abordadas en sus propias lenguas.

Una vez más, nos muestran su capacidad de readaptación. Es por ello que el tema de este año con motivo de la celebración de su Día Internacional es «COVID-19 y la resiliencia de los pueblos indígenas» , ocasión para la cual preparan un evento especial que incluirá un panel de discusión sobre las formas innovadoras en que los pueblos indígenas continúan demostrando resistencia y fortaleza frente a la pandemia mientras se enfrentan a graves amenazas contra su supervivencia.