Qué Tuani!

NASA confirma la existencia de agua en la Luna

Aún se desconoce si el agua encontrada en el satélite natural puede ser utilizada como recurso en la Tierra.


La NASA confirma la existencia de moléculas de agua en la Luna. Las investigaciones detrás del descubrimiento se publican hoy en la revista Nature Astronomy.

Un total de dos artículos que indican la detección de moléculas de esta sustancia de forma inequívoca, así como la existencia de pequeñas áreas en la superficie del satélite donde el agua podría quedar atrapada de manera estable. Estos hallazgos pueden tener implicaciones para las futuras misiones a la Luna.

La agencia espacial emitió la semana pasada un comunicado en el que explicaba que anunciaría “un nuevo y emocionante descubrimiento” sobre la Luna. La NASA no daba muchos detalles sobre el hallazgo, solo que contribuiría a los esfuerzos de la agencia para saber más sobre el satélite en apoyo a la exploración del espacio profundo. En el texto había también un guiño al programa Artemisa, con el que la NASA quiere volver a pisar la Luna en el año 2024.

El hallazgo aumenta sustancialmente el área de la Luna con capacidad para atrapar agua. El equipo indica en el artículo que aproximadamente 40.000 kilómetros cuadrados de la superficie lunar tendrían la capacidad de retener la sustancia. Para los autores, sus resultados sugieren que el agua atrapada puede estar más ampliamente distribuida y accesible como recurso para futuras misiones de lo que se pensaba anteriormente.

El programa Artemisa pretende enviar a la primera mujer a la Luna en el 2024
El programa Artemisa pretende enviar a la primera mujer a la Luna en el 2024 (NASA)

Y es que la disponibilidad de agua es uno de los principales objetivos que la NASA debe cubrir de cara a la misión Artemisa. Dentro del propio programa se incluye el instrumento MSolo para ayudar a analizar la composición química de los lugares de alunizaje y estudiar el compuesto en la Luna.

Numerosos proyectos previos a la llegada de los astronautas al satélite también trabajan en esa dirección. Por ejemplo, la misión PRIME-1 se encargará de recolectar hielo justo debajo de la superficie lunar en el 2022.