Chinandega

Mercedarias de Beritz, víctimas de fatídico vuelo, sepultadas en suelo viejano

Están sepultadas en La Basílica Menor Nuestra Señora del Trono, en la ciudad de El Viejo.


Las españolas María Luisa Martínez de Lejarza Bergofia Bernnaola, Natividad Nanzá, Rosario Martínez Manso, cuatro religiosas Mercedarias de Beritz, que fueron entre las 65 víctimas del accidente aéreo del Boeing de Aviateca, en El Salvador, en 1995. Están sepultadas en La Basílica Menor Nuestra Señora del Trono, en la ciudad de El Viejo.


Católicos que recuerdan el trabajo educativo, social y religioso de las hermanas Mercedarias de Beritz, confirmaron que tras la tragedia, sus tumbas están cercanas a las de Monseñor Teodoro S. Kint, de origen holandés.
Fue un 9 de agosto del año 1995 tras conocer del terrible accidente aéreo, el pueblo mariano de El Viejo, lloró la muerte sorpresiva de las religiosas que destacaron en brindar educación, salud, agricultura, construcción y religión en el municipio agropecuario y de mayor extensión en el Departamento de Chinandega.
El impacto del Boeing 737-200 ocurrió a 6.200 pies del Volcán Chinchotepec, de 7. 500 pies de altura, en la Finca Santa Martha, en San Vicente, 66 kilómetros al oriente de San Salvador.

Asistencia Efectiva

De este accidente aéreo se salvaron las hermanas Mercedes Mauleon porque había regresado antes por compromiso en una Universidad en Managua y la mexicana Beatriz Necerra, se quedó unos días con su familia.
A las religiosas se le recuerda su labor intensa desde el Centro Catequistico, las que salían y caminaban por la mañana y al mediodía hasta la Colonia El Verdun, viajaban a la comarca de Kilaka y zonas vecinas sitios donde sin descanso desarrollaron proyectos educativos, muy estrictas en sus enseñanzas. Ellas aseguran quienes las recuerdan que cumplieron con una tenaz labor social y espiritual. En apoyo a la mujer viejana desde el Instituto de Enfermería formaron y fortalecieron el trabajo de 400 comadronas o parteras, en parte de las 144 comunidades de este municipio.
El Diario Prensa Libre, (El Salvador) reportó que en el vuelo 901 viajaban de nacionalidades argentinos, mexicanos, guatemaltecos y las europeas, hasta un total de 65 pasajeros, entre ellos, la tripulación.

Bajo influencia de Tormenta Tropical


La aeronave procedente de Miami despegó de Guatemala a las 19:40 horas, con escala en El Salvador y su destino final era San José Costa Rica. El piloto transmitió a las 20:11 horas a la torre central. Se hallaba alejado unas 10 millas nauticas de su ruta de vuelo y bordeaba la tormenta, sólo que no era posible efectuar un descenso. Minutos después fue la explosión, así lo indicaba el informe del oficial de operaciones de la Fuerza Aérea Salvadoreña, capitán Angelo Rocher.

El experto aéreo Hugo Mayen, jefe de Investigaciones en Aeronáutica Civil, señaló que el piloto intentó vadear una formación nubosa en forma de cúmulo, pero la nave fue absorbida por los fuertes vientos.
Las autoridades y beneméritas instituciones participaron del rescate. Hubo grupos de socorro guatemaltecos que apoyaron a los salvadoreños. En la aeronave además viajaba el embajador de Dinamarca Palle Market y el campeón centroamericano de taekwondo Rodolfo Alejandro Bustamante (Oro en Olímpicos para Guatemala).

Avance evidente

Los cuerpos de las hermanas Mercedarias de Beritz fueron trasladados a la tierra donde sirvieron con mucho amor y cariño y de quienes se les recuerda sonrientes y amistosas, pero también estrictas en sus enseñanzas para formar los valores que hicieron trascender a muchos en esta región.

Según el historiador religioso Arturo Cano-Díaz, La Orden Misionera Mercedarias de Beritz, asistieron en sus inicios la parte educativa y religiosa en el Colegio Mantica-Berio en Chinandega, posterior se trasladaron a El Viejo y fue durante ese tiempo, del párroco Monseñor Teodoro S. Kint que se conforma el Centro Catequista y desde ahí se desarrolla la formación en la parte alimentaria, confección de ropas, agrícola y en la construcción, para el bienestar de la mujer en el campo, esto provocó roces con la sociedad representativa de entonces. El adelanto que experimentaban per