Chinandega

Las tres cruces del Calvario recuerdan la tragedia del año 60 en comarca La Bolsa

La sirena de los bomberos sonó inmensa después de la Santa Eucaristía, era de los bomberos voluntarios que se presentaron para acompañar a las familias de aquellas víctimas.


Rumbo a las faldas del cerro el Chonco colindante con el inmenso Volcán San Cristóbal se divisan tres cruces, qué son las del calvario símbolo de protección para los creyentes en Dios de la comarca oriental La Bolsa en petición permanente para que no ocurra otra tragedia como la del deslave el 28 de octubre de 1960.

La sirena de los bomberos sonó inmensa después de la Santa Eucaristía, era de los bomberos voluntarios que se presentaron para acompañar a las familias de aquellas víctimas.

Hoy fue oficiada la misa en el templo católico la Sangre de Cristo en la referida comunidad, para recordar a las 21 víctimas que fueron arrastradas por la fuerte corriente luego de la tromba al anochecer de aquel aciago día.

Don Terencio Llanes, ahora con 80 años, fue uno de los sobrevivientes arrastrado en la cañada por varios metros pero logró asirse a un árbol y salvarse, no obstante su madre María Pérez Vallecillo y sus dos hermanos menores fallecieron aquella noche.

Sólo gritos escuchábamos y la corriente parecía un inmenso mar, yo logré salir por la ventana y sólo miré agua que corría con fuerza; le dije a mi madre es un mar el que se nos vino, ella me alertó de ingresar a la casa y resguardarnos’, rememoró

Brígida del Carmen Llanes que en ese tiempo contaba con 16 años.

Las intenciones en la Santa Eucaristía por el alma esos hermanos que fallecieron en el deslave de 1960, fueron María Pérez Vallecillo, Saturnino Llanes, Rosa Llanes, María del Socorro Llanes, Felipe Llanes, Santiago Rivas Pérez, Isidra Rivas Pérez, Rufino Rivas Pérez, José Antonio Muñoz Rivas, María de la Cruz Rivas Pérez, José Antonio Te, Faustina Rivas, Candelaria Caracas, Alberto Flores, Ernesto Ferrufino, Antonio Rivas, Esperanza Martínez y su niña Mayra Delgado de 7 meses, Apolonio Gómez, Carmen Morales Norori y su bebé, Antonio Muñoz Ferrufino.