Chinandega

La Aero fumigación, una grandiosa época de oro en Chinandega

Desde finales los años 60, el Aeropuerto El Picacho que ya no satisfacía la demanda y hubo que conformar pistas en las haciendas más extensas cómo La Pañoleta, Ceylan, El Bálsamo, Cuasompa, Toro Blanco, Imperia, Punta Ñata, entre otras.


La primera aeronave que aterrizó en la pista El Picacho, en la antigua finca del norte de la ciudad de Chinandega, fue un Piper Belitank, era conducido por un norteamericano.

Los obreros nicaragüenses, mecánicos, auxiliares y cargadores en aquellos incipientes hangares le llamaban ‘los aviones de trapos’, sorprendidos de aquella endeble aeronave que maniobraba en la pista de zacate de gallina de aquellos tiempos, todavía no se preveía el pavimento y todo aquello era un verdadero reto que sólo daba por pensar que en cualquier momento ante el menor desliz, el aeroplano se podía desintegrar.

Así nació la Aero fumigación en Chinandega.

Fue a mediados del siglo pasado cuando se extendía el cultivo del algodón. Las operaciones posteriores de vuelos a distintas fincas y haciendas se fueron incrementando.

Chinandega llegó a poseer cerca de 200 aeronaves, cada 5 minutos despegaba y aterrizaba una avioneta. Era la profesión de piloto una de las más costosas, de alto riesgo pero súper rentable, los capitanes de vuelo se distinguían entre todos, con un jugoso sueldo.

Desde finales los años 60, el Aeropuerto El Picacho que ya no satisfacía la demanda y hubo que conformar pistas en las haciendas más extensas cómo La Pañoleta, Ceylan, El Bálsamo, Cuasompa, Toro Blanco, Imperia, Punta Ñata, entre otras. Productores y empresas contaban con sus propias avionetas para el traslado a los campos y valorar los cultivos, completar trámites, como la Cotton State que producía los químicos para aplicar al plantío, época que los accidentes aéreos eran recurrentes.

Poderosas Naves

En aquellos momentos arribaron los Piper Poni, Grumman, (doble alas) Cessnas y Los poderosos Trush Commander que ante su llegada en 1974 demandaban una excelente pista, era un salvaje del aire con motor de 600 caballos de fuerza que cargaba más de 400 galones de insecticida.

Chinandega a nivel de país fue campeón en flota aérea incluyendo el Air Tractor (Tractor del Aire) y además fue famosa la generación de pilotos originarios de El Viejo, que junto a los chinandeganos lograron una gran experiencia horas-vuelo, superior al nivel de los aviadores de los restantes países de Centroamérica.