Especiales

Kiko vivió para contarla

Kiko Chinandegano

Una de las experiencias que de lo amargo pasó a ser un grande testimonio de vida en el año que finalizó es la del joven Mahonry Harabeth Córdova Espinoza de 25 años, el popular Kiko Chinandegano.

El vehículo cargado de pintura que conducía a la 1:16 de la tarde del primero de Octubre 2018 rumbo a Corinto, sector San Isidro invadió el carril del autobús con pasajeros que se desplazaba hacia la ciudad de Chinandega.

El asegura no supo lo que ocurrió, sí que rozo en la zona derecha del motor del bus antes de caer al cauce hasta estrellarse en un árbol que lo hizo girarse y ubicarse en sentido contrario.

Los transportistas, pasajeros y curiosos que pensaron lo peor al ver volcada aquella chatarra convertida en segundos se abrieron paso para extraer a Mahonry, el adorable Kiko de los pequeñines Chinandeganos.

“Estoy muy agradecido con quienes ayudaron a sacarme y trasladarme al hospital. Sin ellos no hubiera sobrevivido. Hubo personas que un mes después llamaban a mi esposa Martha Novoa para darle el pésame, porque desconocían mi estado” dice Mahonry a quien se le escuchaba cada mañana en la estación La Guarachera.

Mahonry considera que uno no planea vivir y esa mañana como de costumbre después de siete años de laborar con la empresa distribuidora de pinturas le oró al Altísimo y dijo “Ayúdame a regresar con bien a mi casa”, lo que casi nunca pedía y que hoy indica, “El Señor a todos nos protege“.

Mahonry habita en el barrio La Libertad, pertenece a la iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días y agradece el apoyo de la ciudadanía que le contrata para las actividades con los niños a pesar que se moviliza en un andarivel.

Su esposa es también artista, realiza distintos personajes y le apoya con total cariño.

Pronto asegura que Diosito le sanará. Su nombre del Libro Mormón significa ‘El maestro que habla en nombre de Dios’.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: