Chinandega

Ineter mantiene vigilancia en volcán San Cristóbal tras explosiones

El Ineter además informó que el volcán Telica, Momotombo, Cerro Negro, Masaya y Concepción, los más activos del país, también se encuentran dentro de lo normal.


Las autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), informó que, siguen dando seguimiento a la desgasificación del volcán San Cristóbal, luego que el coloso presentara dos pequeñas explosiones.

Según el reporte de incidencias del fin de semana, compartido por el Gobierno de Nicaragua, el volcán San Cristóbal registró dos pequeñas explosiones de gases y cenizas entre las 12:54 y 12:58 del mediodía del sábado, sin embargo, no representaron peligro para la población.

Las dos explosiones dispersaron una leve cantidad de gases y cenizas sobre las comunidades Las rojas, San Isidro, Las Grecia 1, 2, 3 y 4, Ranchería y El Chonco, sin consecuencias.

Según el Ineter, Después de las 05:36 pm de ayer, el tremor volcánico bajó a niveles de calma relativa, pero se mantienen en vigilancia ante cualquier eventualidad.

El Ineter además informó que el volcán Telica, Momotombo, Cerro Negro, Masaya y Concepción, los más activos del país, también se encuentran dentro de lo normal.

El tremor volcánico es definido como «vibraciones volcánicas prolongadas que se relacionan con la circulación de fluidos dentro del edificio volcánico, los cuales pueden ser muy variables: magma, gases, combinaciones de gases y agua, gases y cenizas (erupciones), entre otros». «Cuando los fluidos pasan por una cavidad (fisura o grieta), sus paredes vibran y transmiten energía al medio en forma de ondas elásticas (sísmicas) de muy baja energía que pueden durar desde minutos, hasta horas o días», afirma la Red Sismológica Nacional de Costa Rica.

El San Cristóbal, de 1.745 metros sobre el nivel del mar, es el volcán más alto de Nicaragua y uno de los más activos del país.

El volcán San Cristóbal se encuentra al noroeste de Nicaragua, y forma parte de la cordillera volcánica del país centroamericano, misma que pertenece al llamado «cinturón de fuego del Pacífico», la zona geológica más activa del mundo.