Nacionales

Huracán Eta deja un rastro de destrucción en el Caribe de Nicaragua

Los centros urbanos de los municipios caribeños impactados por el huracán Eta amanecen irreconocibles. Todavía es pronto para conocer la magnitud del desastre, pero los relatos e imágenes revelan devastación.


El huracán Eta, degradado a tormenta tropical este miércoles en el norte de Nicaragua, dejó un rastro de destrucción tras haber impactado en categoría 4 de la escala Saffir-Simpson en el Caribe nicaragüense, así como dos muertes.

Según el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), casi todas los principales centros urbanos de la Región Autónoma Caribe Norte (RACN), donde impactó Eta, sufrieron daños en la infraestructura, como producto de las lluvias intensas y vientos de 220 kilómetros por hora al momento del impacto, la tarde de ayer martes.

El rastro de Eta se evidenció con desbordes de al menos 10 ríos, así como la “caída de árboles, de postes de luz, de tendidos eléctricos, techos frágiles salieron por los aires, según el relato común de las comunidades y centros urbanos”, informó el codirector del Sinapred, Guillermo González, a través de medios del Gobierno.

Por su parte, el ministro de Energía y Minas, Salvador Mansell, afirmó que Eta ocasionó cortes de luz en más de 200 localidades, especialmente en la RACN, y sostuvo que el servicio será restablecido en las próximas horas.

González, quien afirmó que las 30.000 personas evacuadas previo al impacto del huracán se mantienen en centros de albergue, sostuvo que “no ha habido ningún daño humano”, y no hizo referencia a los dos mineros artesanales que murieron en un derrumbe en la RACN, horas después del impacto de Eta.

DAÑOS ADICIONALES

El informe independiente informó que varias comunidades se encuentran incomunicadas por el desborde de los ríos en el noreste de Nicaragua, enfrentan problemas porque tienen pocas reservas de alimentos y las baterías de sus teléfonos móviles se están quedando sin carga para informar de la situación, aunque el caso también lo viven algunos barrios de zonas urbanas.

AFECTACIONES EN EL PACÍFICO

Asimismo indicó que el caudal de algunos ríos importantes de la zona norte de Nicaragua ha empezado a crecer de forma rápida, y que en la costa Pacífico el río Masachapa destruyó parcialmente el malecón de la ciudad del mismo nombre, así como varias viviendas, al provocar un deslizamiento de tierra.

El director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Marcio Baca, explicó que lo ocurrido en el Pacífico de Nicaragua son efectos indirectos de la tormenta tropical en que se convirtió Eta.

“Hay un canal de humedad que está entrando, que inició en Rivas (suroeste), en la medida en que Eta se siga moviendo hacia Honduras, ese canal se va a ir abriendo poco a poco y ampliándose. Estas lluvias podrán alcanzar los sectores norte”, explicó Baca.

En el Pacífico nicaragüense las lluvias y los vientos se han intensificado de manera paulatina desde anoche.

Según el Centro Nacional de Huracanes, de Estados Unidos, esta mañana Eta se degradó a tormenta tropical en la RACN donde presentó vientos de 85 kilómetros por hora, y continuaba su desplazamiento hacia el este, buscando la zona norte de Nicaragua, desde donde se espera cruce hacia Honduras mañana jueves por la mañana.