Nacionales

Gobierno de Nicaragua dice estar listo para la compra de una vacuna contra el Covid-19

El préstamo fue adquirido bajo el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra el Covid-19, conocido como Covax, que permitirá a los países más pobres adquirir la vacuna a costos de fábrica.


El Gobierno de Nicaragua dice tener listo un financiamiento de al menos US$107 millones de dólares para la compra del primer lote de vacunas contra el Covid-19 una vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) avale las vacunas que actualmente desarrollan diferentes laboratorios en el mundo.

Iván Acosta, ministro de Hacienda y Crédito Público, señaló que desde julio de este año se comenzó a realizar gestiones de recursos para la búsqueda de financiamiento ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para las adquisiciones de vacunas cuando estuviesen disponibles.

“Suscribimos un acuerdo con el BCIE de hasta US$50 millones y un acuerdo con el BID equivalente a US$57 millones para atender por diferentes vías de tal manera que el país adquiera las vacunas”, detalló Acosta.

El préstamo fue adquirido bajo el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra el Covid-19, conocido como Covax, que permitirá a los países más pobres adquirir la vacuna a costos de fábrica.

“Estamos esperando a ver quién llega primero, hay como 5 vacunas moviéndose (…) hay posibilidades de que efectivamente a partir de diciembre de 2020 y enero de 2021 se movilicen vacunas, nosotros estamos preparados”, precisó el ministro.

Antes de realizar cualquier compra, lo ideal es que el Ministerio de Salud (Minsa) aplique un censo a toda la población para tener una cifra exacta de cuántas dosis se requerirán para inmunizar a la población, recomendó el epidemiólogo Leonel Argϋello, del Comité Científico Multidisciplinario.

Según el médico, como mínimo se necesitarían para comenzar unas 300,000 dosis para aplicarlas a los sectores más vulnerables que serían los trabajadores de la salud, personas de la tercera edad y grupos indígenas.

“Yo calculo que pueden haber posiblemente unos 50,000 trabajadores de la salud, luego tenés unas 100,000 personas mayores de 60 años en este país ahí tenés una 150,000 dosis, los discapacitados son aproximadamente un 2.5 por ciento (de la población) que es la otra parte que tendrían que cubrir y la población indígena que son 180,000 que habría que priorizar”, dijo.

Según el experto, cada persona necesitaría al menos la aplicación de dos dosis.

Otro aspecto que las autoridades deben valorar, son los costos adicionales de logística que pueden surgir en dependencia de la vacuna que se compre, que varias de ellas requieren de sistemas de refrigeración especiales para almacenarlas.

De acuerdo al epidemiólogo, la vacuna que desarrolla el laboratorio Moderna, en Estados Unidos, requiere estar almacenada a temperaturas de -20 grados centígrados, “la vacuna de Pzifer y BioNTech necesitás -70 grados centígrados, o sea en estas últimas dos opciones necesitás unos congeladores que no son fáciles de encontrar”.

De acuerdo al epidemiólogo, por cuestiones de costos, la vacuna que AstraZeneca desarrolla en conjunto con la Universidad de Oxford es la que más le convendría a Nicaragua.

“La vacuna de la Universidad de Oxford con AstraZeneca podés mantenerla en la temperatura de refrigeradora, esa es la que nos conviene más a nosotros”, aseveró.

Si bien los recursos para el primer lote ya están disponibles, el Gobierno todavía no ha hecho público a qué laboratorio le comprará las vacunas una vez que esté autorizado por la OMS.