Chinandega

Jornada canina y felina contra la rabia

perros

Cerca de un mil perros de distintas razas de la extensa colonia Roberto González fueron los primeros perros vacunados en la jornada canina y felina contra la rabia que ha iniciado este fin de semana y se extiende para los próximos 25 días.

El Ministerio de Salud (Minsa) prevé un total de 28 mil 800 dosis para aplicar a los caninos de barrios, repartos, colonias y comarcas del municipio de Chinandega. El tipo de vacuna tiene un costo superior a los cien córdobas en una clínica veterinaria.

Carmen María Hernández, inspectora de Higiene y Epidemiologia, hizo el llamado a las familias para que lleven a sus mascotas a los distintos puestos donde se ubicaran con apoyo de estudiantes para que ningún animalito se quede sin recibir la respectiva inyección.

Los dueños de los animales reciben la tarjeta con la vacuna aplicada y un distintivo, medalla con la fecha que se les coloca en el cuello.

Hasta los puestos asisten los pobladores con los perros desde un mes de nacidos y de distintas razas que en medio de latidos y empujones reciben sus respectivas dosis de Bago Vac.

Para los trabajadores de la salud la jornada se vuelve divertida por los nombres que llevan los perros de las razas pekinés, pastor alemán, rottweiler, siberianos y pitbull.

“Cada año se realizan las jornadas de vacunación igual que en el resto del país, aquí no tenemos esos casos de rabia, por las jornadas de vacunación que se han realizado y se ha prevenido esos casos” dijo Jenny Delgadillo, quien aplicaba las vacunas.

Mascotas amorosas

Delgadillo es técnica de higiene tiene la estrategia para evitar una lesión en los animales. Expuso que no son los menores sino los adultos quienes deben trasladar hasta el puesto de vacunación a los perros para evitar complicaciones.

“Me gustan las jornadas de vacunación canina por las familias que llevan con gran amor a sus mascotas”, refirió Delgadillo.

Guillermo Guido trasladó a la perra “Bella”, la que explicó le cuida la casa, no tiene necesidad de contratar a un vigilante y lo que invierte por el animal está muy lejos de lo que pagaría a un centinela en su hogar.

Deyber Téllez, con el perro “Tyson” de cinco meses, de la raza American Stanford cruzado con pitbull dijo que lo quiere, al can que protege, cuida y está atento cada mes a sus vacunas.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: