Nacionales

Encuentran muerta a la nicaragüense desaparecida en la frontera con Costa Rica

La nicaragüense estaba desaparecida desde el 30 de marzo cuando viajó a Costa Rica guiada por un "coyote".


La nicaragüense desaparecida hace catorce días cuando se dirigía a Costa Rica por un punto ciego de la frontera fue encontrada sin vida, confirmó Norma Elena Saravia a DESPACHO 505.

“Ya se encontró, está fallecida”, dijo de manera escueta su hija este martes.

Norma Rosa Saravia Rugama, de 59 años y originaria de la ciudad de Boaco, viajó al vecino país del sur por razones de trabajo. La habían llamado para trabajar como empleada del hogar y decidió cruzar a ese país sin visa. Emprendió el recorrido a las 5 de la mañana del pasado 30 de marzo.

Había sido vista con vida por última vez por sus familiares a las 8:30 de la mañana, cuando esperaba, junto a un grupo de migrantes, que oficiales costarricenses se retiraran de la zona y así poder continuar el viaje por el puesto fronterizo de las Tablillas.

A Saravia la comenzaron a buscar desde desde el primero de abril, cuando sus familiares se enteraron que no  había llegado a su destino en San Ramón de Alajuela, Costa Rica, donde la habían contratado para trabajar en el servicio doméstico.

“Primero empezamos a llamarla  a  su celular, pero salía apagado y pensábamos que se lo habían robado; luego nos comunicamos con amigos y familiares que viven en Costa Rica para averiguar si estaba en casa de ellos, pero todo era negativo y decidimos irnos desde el 5 de abril al lado nicaragüense del puesto fronterizo  para buscarla”, relató en su momento su hija.

En las tareas de búsqueda participaron más de veinte personas, entre amigos y familiares. También se habían sumado efectivos del Ejército y autoridades migratorias, según informó Nicaragua el lunes.

Se conoce que la mujer emprendió el viaje en compañía de un guía de migrantes (coyote)  de nacionalidad nicaragüense que cobró el equivalente a 16 dólares por el servicio, y a quien solo han identificado como Roberto.

La misión del coyote  consistía en acompañarla hasta el sector de  Los Chiles, localizado a unos 6 kilómetros de la frontera. Sin embargo, desde que se reportó la desaparición de la migrante al hombre no se le volvió a ver por el sitio fronterizo del lado nica, donde solía captar “clientes”.