Chinandega

En la despedida de Alejandro, el menor de Los Altamiranos

En el velatorio de Alejandro, hay muchos esta noche, que hablan de esta reconocida familia representativa de la zona oriental, La Bolsa, La Mora, San Isidro, Belén.


El menor de los ‘campeones’, en las comarcas orientales ha partido este jueves de agosto; Alejandro Altamirano Parada. Campeón, es el famoso saludo de Los Altamiranos, que hacen para los amigos.

Hijos de Manuel Altamirano y doña María Parada, quienes en vida se dieron a querer inmensamente por la comunidad chinandegana.

Sus hijos de Alejandro Altamirano Fernando, Josefina, Martha, Alejandra, Karla, Carolina, Zelmira, Ana Altamirano Y Arsenio.

En el velatorio de Alejandro, hay muchos esta noche, que hablan de esta reconocida familia representativa de la zona oriental, La Bolsa, La Mora, San Isidro, Belén.

Alejandro, era grande entre sus amistades.

En sus más de 83 años se le veía siempre inquieto dedicado al trabajo en La Finca ‘New Orleans’, de Comarca La Bolsa, igual que sus hermanos, destacados agricultores y ganaderos, además de impulsores deportivos.

Se les recuerda de antaño que en las actividades de recolección de fondos para realizar una obra social y de progreso, no podía faltar la velada boxística que organizaban Paco Altamirano, el hermano mayor ya fallecido, Edelberto (El legendario boxeador El Toro de la Mora en los años sesenta) y Alejandro, junto a sus hermanitas, Iluminada y María Antonia, la cumiche.

Es que Los Altamirano son reconocidos líderes naturales de las comarcas orientales, ellos impulsaron obras de progreso como la carretera que es la vía principal hacia esas 4 comarcas rurales, dedicadas a la producción de granos básicos, perecederos, frutas y leche, con gran potencial turístico por la belleza e inmensidad del majestuoso Volcán San Cristóbal, y resto de la Cordillera ‘Los Maribios’.

Solían invitar a boxeadores amateur y profesionales. Una de estas figuras legendarias que asistía era la del tricampeón mundial Alexis Arguello con quiénes entablaron una franca y sincera amistad. Alejandro fue un gran padre, y de bellas damas como Alejandra, Josefina, Ana Raquel y resto de familiares. Para todos, nuestra solidaridad y abrazo, también a Fernando su hijo.