Chinandega

Emigración intensa de la fauna en Chinandega

El pájaro carpintero de característico sonido, es observado con frecuencia por estos lados. La paloma de alas blancas es notorio su masiva presencia con anidación en los distintos arboles, en su mayoría el laurel de la India en las aceras.


Una golondrina no hace verano’, es una conocida frase de la llegada natural de esta ave a las zonas urbanas, pero la emigración de la montaña a la ciudad es mayor en estos tiempos, de distintas especies de aves, reptiles y mamíferos.


Una de las intensas inmigraciones es de la ardilla, que los incendios y la tala rasa hizo salir huyendo despavorida. La ardilla sin embargo es considerada una plaga por lo destructivo con las frutas, algunas familias buscan la manera de protegerlas.


El colibrí es la pequeña ave que busca su alimento en los árboles de la periferia de esta localidad.

El pájaro carpintero de característico sonido, es observado con frecuencia por estos lados. La paloma de alas blancas es notorio su masiva presencia con anidación en los distintos arboles, en su mayoría el laurel de la India en las aceras.

Recién que tres pequeños cocodrilos se observaron bajo el puente El Limón, de El Viejo, pero el ataque de pobladores sin conciencia que los apedrearon los hicieron desaparecer de la zona.

Las abejas

El caso de las abejas es inquietante, buscan desesperadamente el néctar y se acercan cada día a las ciudades. Los bomberos voluntarios han atendido dos enjambres desatados en las últimas horas, lo que confirma el riesgo con ese insecto que sin él la vida se extinguiría pero que es un riesgo a las familias.

Destrucción

Para Carlos, un ambientalista, la naturaleza perfecta la destruye ahora el hombre. En la perfección,
Dios creó cada especie de animales, con un propósito de vida y equilibrio y ordenó protegerlos con el diluvio universal.