Nacionales

El COVID-19 fue quien le arrebató la vida a monseñor Bosco Vivas

Aunque había rumores que la causa de su fallecimiento fue a causa del COVID-19 en ese momento ninguna autoridad religiosa lo confirmó


El 23 de junio del 2020 la iglesia católica de Nicaragua amaneció de luto, pues ese día falleció Monseñor Bosco Vivas Róbelo, obispo emérito de la diócesis de León, pero las causas de su muerte no se revelaron.

Aunque había rumores que la causa de su fallecimiento fue a causa del COVID-19 en ese momento ninguna autoridad religiosa lo confirmó, sino hasta este jueves siete de enero que uno de los obispos de la conferencia episcopal de Nicaragua lo reveló oficialmente.

Ese obispo fue Monseñor Rolando Álvarez, quien durante su programa de radio y televisión “Pastoreo, Comunión y Oración” transmitido en el canal de la diócesis de Matagalpa pidió al creador por los que han fallecido a consecuencia del COVID-19, entre ellos monseñor Bosco Vivas.

“Orar por monseñor Bosco quien también partió hacía la casa del padre como efecto de esta pandemia, pero ahí está en la presencia del señor orando por nosotros, orando por la diócesis de León y Chinandega, orando por esta iglesia, por esta provincia eclesiástica nicaragüense, por sus hermanos obispos, por los sacerdotes, por los fieles laicos” expresó Monseñor Álvarez.

El obispo de Matagalpa continuó haciendo un llamado al pueblo de Nicaragua a no bajar las defensas en esta gran “batalla” que todavía se sigue dando y que ahora según él se vive un rebrote de la pandemia.

“Estamos orando por los contagiados en este rebrote que se está dando y se ha dado en Nicaragua y por lo cual tenemos que seguir cuidándonos y no bajar la defensa, porque mucha gente se está contagiando nuevamente, hospitales con muchos enfermos por el virus, gente en su casa, familiares nuestros, amigos nuestros de los que nos damos cuenta que nos avisan, que nos hacen saber, que están enfermos, que están contagiados, oramos por los que se cuidan y por los que no se cuidan, por los que andan como si nada estuviera pasando, por los que andan como si el virus fuera un juego, por los que son yoquepierdistas, oramos por los que andan el virus y andan contagiando a los demás porque no se cuidan y no tienen cuidado de sí mismo y de los otros” dijo monseñor Álvarez.