Personajes

Dolorosa pérdida de un héroe de la carretera

accidente

Sus dos hijos lo recordaran como el padre que siempre les aconsejó estudiar y profesionalizarse.

Ruth Noemí Franco Fuentes, almorzaba el lunes al momento que conoció de la trágica noticia del accidente en la cuesta del plomo y la muerte de su esposo José Francisco Picado, de 32 años, y de Marvin Alvarado Ruiz, de 41 años, originario de Comarca Oriental La Bolsa, quien había pedido un aventón a la capital. Ella encendió la televisión y ahí vio las imágenes sin poderlo creer.

Su esposa escuchó atentamente la maniobra que este realizó para evitar una mayor tragedia en la vía. Su esposo tenía mucha experiencia al volante, fue cadete en las calles chinandeganas y cabezalero casi una década.

“Ya no me agarran los frenos”, les dijo José Francisco Picado, de 33 años, a los cuatro ocupantes que lo acompañaban dentro del cabezal, placa CH 09417, el cual jalaba una rastra este lunes.

En un intento por evitar una tragedia, Picado hizo que el pesado vehículo se encarrilara en el borde de una cuneta, lo que ocasionó que diera varias vueltas y terminó estrellado contra una pared de tierra. Como resultado hubo dos fallecidos.

“Él era del pensar como conductor lo primero que tenía que hacer era salvar y guardar vidas, y en este caso perdió la de él debido a que salvó otras. La gente dice que quizás no hubiesen sido solo dos los muertos sino muchos porque hubiera colisionado no solo a uno”, comentó en intervalos su esposa con el dolor reflejado en su rostro.

Cerca de las 4: 30 de la madrugada del lunes, el salió de la casa ubicada en el barrio La Parroquia de El Viejo pero regresó a las 6: 00 de la mañana, debido a que aún no tenían las ordenes de combustible en la empresa agrícola manicera donde laboraba.

Picado descansó por dos horas y de nuevo se despidió de su esposa a las 8: 00 de la mañana.

Ruth dice que siempre le decía que se encomendara a Dios. Relató que a eso de las 10: 30 de la mañana recibió la última llamada a su celular y su esposo le preguntó por los niños, le consultó si viajaría a la finca para visitar a su mama, ella le respondió que por los momentos no, porque su niño aun no desayunaba.

“Me dijo que estaba bien, me platicó que estaba lloviendo por La Paz Centro, entonces le dije que manejara con cuidado, de ahí no hubo comunicación hasta que escuché la noticia”, narró la adolorida mujer.

José Francisco fue velado en su casa del barrio La Parroquia, El Viejo, y sepultado la tarde de ayer con el acompañamiento de amigos y familiares.

Padre luchador

José Francisco era padre de Cástulo Francisco y Emmanuel, un menor de diez años y el adolescente de 13, ambos estudiantes destacados.

Precisamente lo recuerdan como el padre amoroso que les indicaba que trabajaría mucho para ellos porque los amaba y deseaba que se convirtieran en grandes profesionales, para evitarles que condujeran camiones.

Isabel Fuentes, señaló que su sobrino político era un hombre muy alegre, conversador a quien observó el domingo por la tarde en una fiesta de cumpleaños en la casa de su suegra Marta Fuentes, en la Comarca Rio Chiquito, sur del municipio El Viejo.

Ayudantes lamentan tragedia

Antonio Cruz, originario de Corinto, ayudante de cabezales y amigo de la víctima,  consideró que la muerte trágica de su compañero de labores es una pérdida dolorosa e indica que nadie espera una tragedia.

Cruz conoció paso a paso lo ocurrido y la caída mortal del conductor al cruzarse sobre la vía el pesado vehículo.

El sugiere siempre revisar los frenos, seguridad para la vida de los trabajadores del transporte de carga. “Se experimentan percances pero no duros como estos no; lo conocí hace tres años en Corinto y era un buen compañero”, lamentó Cruz.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: