Nacionales

Disnorte y Dissur pasan a ser propiedad del Estado de Nicaragua

La aprobación de la ley permite que sea declarada de seguridad soberana y de interés nacional la totalidad de las acciones propiedad de la empresa TSK Melfosur International Sociedad Anónima, TMISA


Con el objetivo de garantizar un servicio de calidad a la población, así como modernizar el sistema de transmisión, la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Aseguramiento Soberano y Garantía del Suministro de la Energía Eléctrica a la Población Nicaragüense, que restituye el derecho a las familias a vivir con dignidad y obliga al Estado de Nicaragua a velar por la continuidad y la prestación del servicio básico de la energía eléctrica. 

La aprobación de la ley permite que sea declarada de seguridad soberana y de interés nacional la totalidad de las acciones propiedad de la empresa TSK Melfosur International Sociedad Anónima, TMISA, en las Empresas Distribuidoras de Electricidad del Norte Sociedad Anónima del Norte (Disnorte) y Distribuidora de Electricidad del Sur Sociedad Anónima (Dissur). Por ministerio de la presente ley, la participación accionaria de TMISA, pasa a ser propiedad total del Estado de la República de Nicaragua. 

El diputado Carlos Emilio López refirió que los tiempos de oscuridad a los que fueron sometidos por el neoliberalismo han finalizado, con la llegada del modelo impulsado por el gobierno sandinista.

Hoy estamos frente a una buena noticia para el pueblo de Nicaragua: la ratificación de un modelo de gobierno y de Estado que hace verdad, la realidad, materia y restituye los derechos humanos, colectivos, reconocidos en la Constitución Política, esta Ley de Aseguramiento es coherente con la Constitución Política de la República de Nicaragua que señala en su Artículo 98 párrafo 1, que la función principal del Estado en la economía, es lograr el desarrollo humano, sostenible en el país, mejorar las condiciones  de vida del pueblo y realizar una distribución cada vez más justa de la riqueza en la búsqueda del buen vivir”, dijo.

Las empresas Disnorte y Dissur serán operadas y administradas por las instituciones o empresas que el estado a través del Ministerio de Energía y Minas (MEM) autorice o delegue para tal efecto.

Además, continuarán siendo sociedades anónimas regidas por el derecho privado y mantendrán inalterables sus diferentes relaciones comerciales con el resto de agentes económicos integrantes de la industria eléctrica.

Asimismo, la diputada Jenny Martínez, señaló que la iniciativa de ley marca una pauta en la historia del sector energético del país, tomando en cuenta que el país tiene ahora una ley de aseguramiento soberano y garantía del suministro de energía eléctrica.

Con ello estamos realizando un acto de defensa de nuestra soberanía, restituyendo un derecho fundamental para el pueblo y las familias nicaragüenses. Es una obligación estatal garantizar el uso y abastecimiento adecuado de la energía eléctrica, así como velar por la transmisión, distribución, comercialización y su acceso”, finalizó.