Internacionales

Día de la Internet Segura: hacer una Internet mejor y más segura para todos

El Día de la Internet Segura es una jornada mundial que se celebra anualmente en febrero y que nos invita a reflexionar sobre una realidad que nos concierne de cerca, pero de la que sabemos poco. El objetivo de los numerosos actos en línea promovidos en 170 países con motivo de esta fecha es animar a los jóvenes en particular a hacer un uso informado de Internet y pedir una mayor protección contra los riesgos de la Red en general. Todos estamos implicados en este esfuerzo, dice padre Paolo Padrini, experto en nuevos medios de comunicación.


Tras la jornada nacional contra el acoso y el ciberacoso, celebrada el 7 de febrero, que implica especialmente al mundo infantil y juvenil, la 18ª edición del Día de la Internet Segura, tiene lugar el 9 de febrero, con actos que este año se celebrarán en línea en todo el mundo. El tema elegido, «Juntos por una Internet mejor», subraya que todos debemos y podemos hacer algo para que Internet sea un lugar mejor y más seguro para todos. La pornografía infantil y la pedofilia, el sexting, es decir, los mensajes de contenido sexual que se intercambian los adolescentes, el porno de venganza, que indica la difusión ilícita de imágenes sexualmente explícitas con el fin de humillar o dañar a una persona, la protección de los datos personales, el ciberacoso, la adicción a los videojuegos y a Internet en general, la soledad y el sedentarismo excesivo que afecta a la salud de las personas: son muchos los aspectos que tienen que ver con la navegación por la red y que requieren iniciativas de concienciación y una actuación decidida para proteger a las posibles víctimas de la Red.

¿Quién organiza el Día de la Internet Segura en Italia?

Creado por la Unión Europea en 2004, el Día de la Seguridad en Internet se organiza en Italia en el marco del proyecto «Generazioni Connesse», Generaciones conectadas, gestionado por un consorcio de organismos públicos, entre los que se encuentran ministerios, universidades, la Policía Postal y organizaciones no gubernamentales como Save the Children Italia y Telefono Azzurro. Cada año hay varios cientos de citas. El programa completo del Día de la Seguridad en Internet está disponible en el portal de Generazioni Connesse. 

Esfuerzos a nivel europeo       

Según Mariya Gabriel, Comisaria Europea de Innovación, Investigación y Cultura, «los jóvenes necesitan sentirse seguros y capacitados mientras están en línea para aprovechar al máximo el mundo digital». Y en la Jornada dice que, a través del Plan de Acción Europeo de Educación Digital, está «situando la educación digital en el centro del panorama educativo europeo». El Comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, afirma que «la crisis del Coronavirus nos ha obligado a trasladar la mayor parte de nuestras actividades cotidianas a la red y, cuando permitimos que nuestros hijos naveguen por Internet, queremos que estén protegidos. Lo que es ilegal fuera de línea debería serlo en línea. Esperamos que la industria tecnológica desempeñe su papel en el fomento de una Internet más segura de acuerdo con las normas de la UE».

Padre Padrini: enseñar a los niños a respetar a los demás 

Padre Paolo Padrini es sacerdote de la diócesis de Tortona, en el Piamonte, y es experto en nuevos medios de comunicación eclesial y educación. Se especializó en Teología Pastoral de las Comunicaciones Sociales en la Universidad Pontificia Lateranense y colabora con Huffpost, uno de los sitios más populares del mundo. En los micrófonos de Vatican News ofrece una amplia reflexión sobre los objetivos del Día de la Internet Segura y sobre la influencia no siempre positiva de la web, y en particular de las redes sociales, en nuestra vida cotidiana, empezando por el tiempo que pasamos en nuestros ordenadores o teléfonos móviles cada día:

R. – Sí, esto también merece una reflexión, porque a veces se considera erróneamente que la seguridad en el uso de Internet es sólo una cuestión técnica. En realidad, el tiempo que pasamos en Internet es un tiempo de relación, un tiempo en el que convivimos con otras personas, por lo que es un tiempo que tiene peso. Tenemos que entender si dar a este tiempo un peso de valor positivo, o si queremos sufrir este tiempo, que entonces necesariamente toma un valor negativo que podría pesar en nuestra conciencia, podría pesar en nuestra psique y también en nuestra fe que luego interactúa con el tiempo que dedicamos en nuestras vidas. Un uso consciente del tiempo significa hacer positivo el tiempo que pasamos en Internet. Así que es una cuestión de calidad, entonces claramente también hay una cuestión de duración, porque sabemos que el riesgo de sobredosis de internet determina problemas relacionados con el cierre de las relaciones, con el cierre en uno mismo, en el propio mundo, dentro de la propia casa, también hay problemas clínicos ahora más que profundizados desde este punto de vista, pero yo me detendría más en el sentido del valor del tiempo que pasamos en internet.

Una cosa que nos preocupa a muchos es la difusión de los datos personales, nos sentimos controlados, leídos en nuestra mente, incluso. ¿Es un fenómeno inevitable, un precio a pagar por los servicios que ofrece Internet, o deberíamos evitarlo?

R. – En primer lugar, es un hecho que nuestros datos son la mercancía más valiosa de todas las empresas que prestan estos servicios y que naturalmente hacen negocio, por lo que también tienen actividades especulativas, pero ahora tengo que decir algo más: que últimamente muchas de estas empresas están prestando más atención a la gestión de los datos, por lo que si algunas de ellas lo hacen y presumen de ello, significa que es posible de alguna manera limitar los datos que se distribuyen. Y creo que hay que tender cada vez más a una racionalización y a una reducción de los datos utilizados respecto a la privacidad, que es el concepto jurídico fundamental que hay que gestionar. También hay otro elemento y es cómo nos damos en internet, cómo nos exponemos. Cuando entramos en una red social, o cuando nuestros hijos entran en Internet, ¿qué exponen de sí mismos? ¿Sigue existiendo el sentido del pudor en la época de Internet? En mi opinión, el pudor no sólo es posible, sino que es un deber. Nos exponemos en Internet, pero no se dice que en todos los sitios haya que exponerse totalmente de la misma manera y con todo el mundo, y esto es un tema educativo muy fuerte e importante.

Debemos reconocer que la mayoría de las actividades ilegales en Internet están relacionadas de alguna manera con el sexo, y son los jóvenes los que corren más riesgo en este sentido. Sabemos que el control parental no es suficiente. ¿Qué podemos pedir a las instituciones públicas, a la política, para una mayor protección de los jóvenes?

R. – Debemos preguntar todo lo que es posible y lo que también es imposible, como perspectiva, para proteger a nuestros hijos. Hay que pedir absolutamente a los jóvenes que se responsabilicen, a los jóvenes que presten atención y a los padres que estén dispuestos a implicarse, porque la palabra control es una palabra que simplifica y elimina la responsabilidad. Es más fácil controlar que estar con nuestros hijos y participar con ellos en sus vidas, incluso en Internet, que es lo más importante. Podemos hacer todo esto, pero no podemos dejar de estimular al público y a los que tienen responsabilidades de proteger a nuestros niños, de ninguna manera, porque desafortunadamente hay áreas de delincuencia en Internet, de violencia, y son áreas que son criminales y deben ser perseguidas y mantenidas constantemente bajo control. El sexo, la pornografía, es también una cuestión moral en el sentido de que es importante darse cuenta de que se ejerce violencia sobre esa persona concreta cuando se utilizan contenidos pornográficos en Internet, se abusa de alguna manera de una persona que siempre está privada de su intimidad, y formar parte de este abuso de privación de la intimidad de los demás es algo negativo. También debemos educar a nuestros hijos en el hecho de que debemos tener cuidado de respetar a nuestros vecinos, debemos respetar a nuestros hermanos. Pienso, por ejemplo, en el porno de venganza, es decir, la difusión por parte de niños de imágenes de otros niños. Al final es necesario abordar la cuestión del amor entre nuestros hijos, el verdadero, un respeto que es sustancial y por lo tanto un uso de sus herramientas que es coherente con la dimensión humana, la fraternidad, y para los jóvenes que creen que es también una dimensión religiosa que debe comprometerlos, debe hacer que se sientan involucrados y responsables.

Tik Tok, la plataforma líder en vídeos cortos: «nuestra misión es inspirar la creatividad y llevar el buen humor», reza la web oficial en italiano. Desgraciadamente, Tik Tok ya ha hecho algunas víctimas en Italia, ¿por qué lo cree?

R. – Porque creo que estimula dinámicas muy fuertes: el hecho, por ejemplo, de querer exponerse de todas las maneras, de querer adquirir público de cualquier forma, de intentar llamar la atención incluso con gestos exagerados, la necesidad de intentar tener siempre el consentimiento de los demás, de crear una imagen falsa de uno mismo. Pensemos en la nueva red social que se está despoblando actualmente, Clubhouse, que es una red social que presiona sobre la palabra, obligándonos a permanecer en salas donde se habla y ya está, donde hay que hablar, hablar de varios temas, tomarse el tiempo, asumir responsabilidades. Así que incluso en el mundo de las redes sociales, las hay que tienen dinámicas, creo que inherentes a su funcionamiento, negativas, y hay otras que pueden tener dinámicas positivas y que pueden ser utilizadas y promovidas en un contexto educativo.

Así que siempre depende de nosotros elegir cómo expresarnos, no tenemos que usar todo lo que existe….

R. – Y de hecho, la regla es siempre la misma: el undécimo mandamiento no dice que debamos usar las redes sociales. Son las herramientas que la tecnología y nuestro mundo ponen a nuestra disposición, están ahí, pero el hecho de que estén ahí no significa que haya que comerlas directamente así, sin sentir el sabor, por lo que hay que ser consciente, conocer los mecanismos, porque no son herramientas neutras. Hay que elegirlos, sin olvidar nunca que estamos hechos para tener una dieta mediática que tiene que ser variada, es decir, está bien usar las redes sociales si uno quiere usarlas, igual que es importante, sin embargo, que uno coja un libro en la mano, o vaya al cine, cuando puede volver a ver una buena película, o emocionarse delante de un cuadro o escuchar buena música.

¿Es importante, entonces, fijar una ocasión en la que todos podamos reflexionar sobre estos aspectos, como en este día?

R. – Sí, es absolutamente importante porque nos ayuda a centrarnos en este tema, porque el riesgo es que en el hábito de usar estas herramientas, perdemos la profundidad de enfoque de las mismas. Así que es justo hacer una pausa y reflexionar, clavando, digamos, hasta las instituciones, el papel que deben tener desde el punto de vista educativo, de control, desde el punto de vista tecnológico y por qué no, también estimulando a las empresas para que podamos hacer de Internet un lugar cada vez más sano y seguro.