Chinandega

Comida eleva su costo

mercado

Los perecederos “por las nubes” en Chinandega.

Foto: El Nuevo Diario

Los comerciantes del sector verduras del mercado central, mayoreo El Bisne y Santa Ana, además de la ciudad de El Viejo están alarmados con el precio alto de las verduras.

Las vivanderas y compradores coinciden que aún no se llega a diciembre y para la comida, las verduras se han puesto caras.

En el Viejo se halla caro el quequisque y lo ofrecen 3 por 20 córdobas, el repollo a 25 córdobas, 50 y 60 el grande. Los tomates pasaron de 400 córdobas la caja hasta mil córdobas de un día para otro esta semana y quienes lo revenden evitan comprar grandes cantidades, “Porque se pierde”, mencionó una vivandera en el mercado municipal de El Viejo.

Ante la carestía, la ama de casa trata de consumir lo justo en la cocina. El balde de tomate se cotiza en 90 córdobas el pequeño y 120 córdobas el grande, la cebolla se ofrece a 20 córdobas la libra.

Eddy Quant, chinandegano, conocido como El Chino, ofrece verduras, frutas y legumbres en la tina de su camioneta, frente a la Plaza Municipal Salomón Ibarra Mayorga, señaló que ante la situación después de todo lo vivido, se resienten los precios altos de los principales productos para elaborar las comidas.

“Quienes los sentimos más somos los que salimos diario a luchar por un salario y el sustento. “Las ventas se han bajado hasta en un 60 por ciento, pero hay vamos luchando. La población que antes compraba un balde de tomate, hoy solo se lleva medio balde. La gente no está consumiendo lo que antes podía, se abstiene de comprar todos los productos y por eso hay una baja venta”, sostiene el chinito Quant.

El plato de comida elevo su precio

Ubaldo Álvarez, se mostró preocupado que por los precios altos que alcanzan algunos perecederos como el repollo, las chiltomas y los tomates, “Y con estos precios altos de las verduras todo se encarece, el plato de comida se reduce y es más caro”, indicó Álvarez.

Los compradores coinciden que el mejor sitio para adquirir los perecederos es el mercado central, al que arriban las vivanderas de las comarcas orientales y la extensa Grecia porque ahí se cultiva en las faldas del Cerro El Chonco donde hay excelentes rendimientos.

Para Saúl Romero, en un puesto del mercadito Santa Ana, Chinandega, ahí trabaja con su esposa y un hijo, dice que los compradores se acomodan con lo que pueden y le ajusta para comprar para la comida.

Vivanderas consecuentes

En el mercado municipal de El Viejo, la revendedora Celina Torres, dice que prepara bolsas con cuatro tomates pequeños que los venden a diez córdobas. “No se puede comprar mucho porque se nos pudre”, mencionó.

Erika Chavarría, del barrio El Calvario, El Viejo, dice que hace malabares para acomodarles las verduras a los compradores con un precio accesible y preparen las comidas.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: