Internacionales

Chinandegana asesinada en Zaragoza ya descansa en su tierra

La repatriación de su cuerpo fue desde el jueves a través de la municipalidad de Zaragoza. Previo a la salida del féretro hubo un culto evangélico en su memoria.


Chinandegana Kathia Carolina Altamirano Blandón, (35) asesinada en Zaragoza, España, el pasado 25 de mayo fue sepultada este 1/2 día de domingo en el nuevo cementerio Chinandegano ‘Portal de Luz’.
El féretro arribo a las 8:00 de la noche de sábado a la humilde casa de su familia en Colonia Gracsa dónde se realizó el velatorio.
La repatriación de su cuerpo fue desde el jueves a través de la municipalidad de Zaragoza. Previo a la salida del féretro hubo un culto evangélico en su memoria.

El asesino es el sujeto Rubén Calvo, de 31 años, sospechoso de asesinarla ya salió de Cuidados Intensivos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde ahora continuará recuperándose del traumatismo craneoencefálico y otras lesiones sufridas en el módulo de detenidos.

Asesino intento el suicidio.

El sujeto Rubén Calvo, tras asestar más de 40 cuchilladas a su expareja, de 35 años, saltó a la calle desde el balcón de su vivienda. Sin embargo, el hecho de caer sobre el techo de una furgoneta que estaba aparcada justo abajo, evitó la que hubiera sido una muerte segura.

El titular del Juzgado sobre la Mujer número 1 de Zaragoza, encargado del caso, estaba a la espera de que el presunto autor del asesinato mejorara para tomarle declaración.

El asesino español es Rubén Calvo Ropero.

De hecho, el juez ya emitió un auto en el que decía que procedería a interrogarlo, en cuanto se recuperara. Por lo tanto, todo apunta a que el magistrado procedio a la toma de la declaración.

En cualquier caso, el juez ya decretó el ingreso en prisión provisional de Rubén Calvo en cuanto los médicos consideren que está en condiciones de ser trasladado al centro penitenciario de Zuera.

De ese edificio saltó el homicida de la nicaragüense en España

La abogada, Carmen Sánchez se opuso a la prisión provisional, pero el instructor la consideró la más acertada dada la gravedad de los hechos.

La abogada del sujeto solicitó que se aporte a la causa su historial médico, ya que hace tiempo que se le diagnosticó una enfermedad mental y cree que pudo actuar en pleno brote psicótico.

El juez ya pidió a los forenses que examinen en cuanto fuera posible a Rubén C. R. para determinar su grado de imputabilidad, ya que necesita saber si cuando cosió a cuchilladas a la víctima era consciente o no del crimen. Kathia, madre de un menor de edad viajó hace cinco años en busca de un mejor provenir y allá como migrante le fue arrebatada su existencia.