Nacionales

Catedral de León a sus 9 años de ser Patrimonio Mundial.

Esta joya arquitectónica de espíritu renacentista está ubicada en la ciudad de León -92 km al noroeste de Managua-, sede del antiguo poder colonial, en medio de la cordillera de.


Esta joya arquitectónica de espíritu renacentista está ubicada en la ciudad de León -92 km al noroeste de Managua-, sede del antiguo poder colonial, en medio de la cordillera de los Maribios, el lago Xolotlán y el Océano Pacífico. La catedral, bautizada con el nombre de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, «es un museo cultural e histórico», afirmó a la AFP el historiador e investigador nicaragüense Manuel Noguera.

Considerada la más grande de Centroamérica y la tercera del continente, la catedral sobrevivió a los ataques de los piratas ingleses que incendiaron León en 1685 y a cinco guerras civiles. Fue sede de la Diócesis de Nicaragua y Costa Rica hasta 1850 y dentro de sus muros se firmó el acta de Independencia de ambas naciones en 1821. No solo es el edificio más importante de Nicaragua, sino «símbolo de la nacionalidad», como lo sería Notre Dame de París para los franceses, afirmó el escritor y crítico de arte nicaragüense Julio Valle, autor de la obra «La Catedral de León».

La basílica es una «típica construcción barroco colonial», de cinco naves, cinco terrazas, dos torres en la fachada de estilo neoclásico, una parroquia, una galería, una pila bautismal, un claustro y siete sótanos, uno de los cuales conectaba -a través de un túnel de más de un kilómetro que ya fue destruido- con cuatro de las 16 iglesias que rodean al enorme templo. Se construyó entre 1747 y 1860 bajo la dirección de los obispos y la corona española, con mano de obra de indígenas de Subtiava, Posoltega, Tecualguape, y otras tribus que fueron sometidas por los españoles durante la colonia.

En la parte frontal sobresalen dos torres con los campanarios que han soportado erupciones volcánicas y temblores, y que también fueron usados como «fortaleza durante la intervención norteamericana de 1912» y durante la insurrección armada contra la dictadura somocista en 1979, reseño Noguera.

La catedral consta de 24 robustas pilastras que sostienen en la parte frontal esculturas de cada uno de los 12 apóstoles, esculpidas por el artista Jorge Navas. En los laterales se observan «monumentales» cuadros al óleo sobre lienzo de 1908, que ilustran la vía sacra, 14 de las cuales fueron restaurados recientemente por dos expertos ecuatorianos, Juan Collaguazo y Elva Alvear. En el Altar Mayor está una custodia bañada en oro y plata, «el más valioso tesoro de la catedral».

Al fondo del Altar se levanta la suntuosa Sala de Cordobés, tallada en madera en el siglo XVIII, donde los obispos se reunían para deliberar, y frente al Altar está la tumba del célebre poeta Rubén Darío (1867-1917). Los planes de la catedral fueron diseñados por el guatemalteco Joseph de Porres, descendiente de una familia de arquitectos de la antigua capitanía de Guatemala, sede del dominio español en la región.

La nominación de la catedral como patrimonio mundial de la Unesco fue promovida por la sociedad leonesa en el 2002 y respaldada por el Parlamento Centroamericano en el 2004.