Nacionales

Avianca aterriza en Managua, pero despegue de otras aerolíneas es incierto

Solo Avianca regresa, pero en baja frecuencia. Aerolíneas posponen operaciones a Managua hasta noviembre


Dos enormes chorros de agua le dieron la bienvenida al primer avión comercial de la aerolínea Avianca que aterrizó en el Aeropuerto Augusto C. Sandino este sábado 19 de septiembre. 

La empresa colombiana es la primera en reanudar operaciones en el país con dos vuelos desde y hacia Nicaragua. Las rutas son Miami-Managua y Managua- San Salvador.

Aunque Avianca anunció su reapertura con estos dos vuelos, todavía no existe una fecha inamovible de reanudación de las demás compañías aéreas que operaban hasta antes de la pandemia en el país.

Si se cumple lo planeado, el regreso de las aerolíneas será gradual. American Airlines el ocho de octubre y United Airlines el 16 de ese mismo mes. En noviembre se reactivarían Copa Airlines (primero de noviembre) y Aeroméxico (el cinco de ese mismo mes), mientras que Spirit Airlines, que había comunicado la reanudación en octubre, ahora afirma que no tiene una fecha definida.

El motivo por el cual es tan incierta la fecha en que se volverá a la “normalidad aérea” se debe a que el Gobierno ha impuesto requerimientos (exigencias) de dos tipos: hacia los pasajeros y hacia la tripulación, ambos con sus respectivas implicaciones económicas.

Por ejemplo, las personas que llegaron a Managua en el primer vuelo de Avianca tuvieron que enviar a la aerolínea el resultado negativo de una prueba de COVID-19, cuya vigencia no excediera las 72 horas, antes del ingreso al país. Esto además debieron hacerlo 36 horas antes del vuelo junto con su nombre, código de reserva o número de boleto. Y luego, presentar el documento original de los resultados de la prueba PCR en el counter de la aerolínea.

Altos costos para tripulación

Por su parte, la tripulación de la aeronave (conformada por piloto, copiloto, ingeniero de vuelo, azafatas, sobrecargos y auxiliares) siempre debe pagar los 150 dólares por persona que el Gobierno exige por la realización de la prueba de COVID-19. Aerolíneas consultadas confirmaron que “solo Nicaragua pide la prueba cada vez que se vuela al país, así los vuelos sean de un día para otro”.

Se trataría, entonces, de programar a toda la gente para que cada vez que vuele a Nicaragua tenga la prueba vigente tres días antes del vuelo. Además, está el asunto económico, si vienen cinco tripulantes son 750 dólares por vuelo, detallaron los representantes de las líneas aéreas consultadas.

Ahora, a pesar de que el aeropuerto está abierto para vuelos comerciales desde el 14 de julio, el pulso entre Gobierno y aerolíneas sigue sin resolverse, pese a que organizaciones como la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (CANATUR) y la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) han pedido, en reiteradas ocasiones, una solución “inmediata” a esta disyuntiva.