Internacionales

Afganistán: Niñas cristianas “regaladas” a los guerrilleros

Esa fe que él recibió precisamente en Kabul. “Mis padres siempre ponían un plato más en la mesa, para los huéspedes. Yo les decía: `Somos pobres, ¿cómo vamos a invitar a alguien a comer?´ Y mi padre respondía: `Jesús compartía todo con los demás. Somos cristianos´


“Para mí, ver lo que ocurre en Afganistán significa revivir y aceptar las heridas de mi vida”, añade Ali Ehsani. Recuerdo que en la capital, los otros niños, para asustarme, decían: `Vamos a llamar a los talibanes´. Hoy veo cómo destruyen la vida de personas que no tienen nada, cómo degüellan a sus familiares: ¿Qué clase de humanidad es ésta?” se pregunta.

Mientras el gobierno central se encuentra inoperante, incapaz de hacer frente a la amenaza, relevantes potencias del escenario internacional –Pakistán, Rusia e Irán– conceden abiertamente su apoyo logístico y armamentístico a los talibanes.

Los cristianos comienzan a sufrir la devastación en las plazas ocupadas por los talibanes: ordenan a las niñas mayores de 14 años que se presenten para ser “regaladas” a los guerrilleros. “La comunidad internacional no puede permanecer indiferente, debe actuar con sanciones contra los que apoyan a los talibanes. En Afganistán, todas las personas tienen que poder vivir en paz, con la libertad de expresar su fe”, demanda Ehsani.

Esa fe que él recibió precisamente en Kabul. “Mis padres siempre ponían un plato más en la mesa, para los huéspedes. Yo les decía: `Somos pobres, ¿cómo vamos a invitar a alguien a comer?´ Y mi padre respondía: `Jesús compartía todo con los demás. Somos cristianos´.