Nacionales

A seis meses de la destrucción de la milagrosa imagen

Su rostro calcinado también es resguardado como una reliquia por autoridades de la Iglesia Católica nicaragüense.


El domingo 31 de enero se cumplen seis meses del atentado terrorista (así calificado por el Arzobispo de Managua, Cardenal Brenes) contra la capilla y la imagen de la Sangre de Cristo, en la Catedral de Managua.

Un hecho que impactó internacionalmente, y sobre todo en Nicaragua, en especial a los católicos y aún más a los devotos de la imagen venerada y consagrada que llegó al país procedente de Guatemala en el año 1638.  Desde entonces nunca sufrió semejante barbarie, pese a que en Nicaragua durante ese largo período ha habido guerras, catástrofes naturales, etc.

Un incendio que en pocos minutos calcinó la imagen, pero no la derribó, Sigue en su cruz en pie sobre los escombros en lo que fue su cúpula en la capilla donde ha permanecido desde la consagración de la actual catedral en septiembre de 1993.

Su rostro calcinado también es resguardado como una reliquia por autoridades de la Iglesia Católica nicaragüense.

Aún no hay decisión

Mientras que la devoción hacia la milagrosa imagen se mantiene, ha aumentado, y sus devotos aún esperan con paciencia la decisión de la Iglesia Católica de Nicaragua sobre si será o no restaurada la imagen. Los tiempos de pandemia son un obstáculo por ahora para que se puedan realizar los estudios sobre la imagen.

Las opiniones son diversas. Quienes opinan por su restauración, y quienes desean que la imagen calcinada permanezca así como un testimonio de ese acto terrorista.

Mientras tanto, aún permanecen abiertas dos cuentas bancarias para recoger fondos para los trabajos que se han hecho y se tendrán que hacer una vez que se tome la decisión final.