Nacionales

7 años se cumplen del terremoto que azotó a Nagarote

Una de las viviendas dañadas aquella fatídica tarde fue la de doña Genoveva del Carmen Calderón, que habita contiguo al Cementerio Municipal.


El 10 de abril del 2014 un terremoto de 6.2 grados de magnitud, localizado en el Lago de Managua, arrebató la tranquilidad a miles de familias de los municipios de Managua, Mateare, La Paz Centro y Nagarote.

Eran las 5:27 de la tarde cuando el movimiento en la corteza terrestre estremeció todo. Centenares de viviendas colapsaron y muchas más resultaron dañadas al punto que fueron declaradas inhabitables.

La tragedia humana tuvo una respuesta inmediata. Esa misma noche, el GobiernoSandinista movilizó al tendido político y a las principales instituciones para llevar una primera respuesta a las familias que lo necesitaban.

Dos años después, la sombra de ese episodio telúrico permanece como un recuerdo de que hay que prepararnos para enfrentar cualquier evento natural de gran magnitud.

Nagarote y la Paz Centro, los municipios más afectados

Nagarote fue uno de los municipios donde el terremoto dejó mayores afectaciones. Aquí casi mil viviendas resultaron con afectaciones mayores que tuvieron que ser reconstruidas; además otras dos mil viviendas sufrieron daños menores y en ellas se realizaron otro tipo de reparaciones.

Una de las viviendas dañadas aquella fatídica tarde fue la de doña Genoveva del Carmen Calderón, que habita contiguo al Cementerio Municipal.

Doña Genoveva y su esposo Andrés Carrión, recuerdan cómo sucedió todo al momento del terremoto que destruyó la humilde vivienda donde habitaban.

«Iba para la iglesia con mi marido, ahí por la farmacia Mantilla, cuando nos agarró el movimiento, nos pusimos nerviosos, no hallábamos para dónde coger y nos regresamos por la sobrina que estaba aquí con los niños. Ahí en la esquina botó ladrillos, en el parque hizo desastres. Mi hijo estaba en la iglesia, estaban rezando el rosario a esa hora», recuerda Genoveva.

Ella relata que cuando llegaron a su vivienda encontraron la casa destrozada«Cuando vine aquí todo estaba caído, tenía almíbar en el fuego, todo se dio vuelta, se me quebró el lavandero», detalla.

Genoveva señala que la noche de ese día pasó afligida porque prácticamente había perdidotodo, no tenía dónde pasar la noche.