4 de agosto: VIII Aniversario de la venerada imagen de la Virgen del Trono, Patrona de Nicaragua

Un 4 de agosto del año 2012 se realizó la consagración de la imagen más venerada en Nicaragua, la Virgen del Trono patrona de Nicaragua. En ese año se realizó.


patrona_nicaragua

Un 4 de agosto del año 2012 se realizó la consagración de la imagen más venerada en Nicaragua, la Virgen del Trono patrona de Nicaragua.

En ese año se realizó la consagración en el marco del Año Jubilar Mariano por el 450 aniversario de la llegada a estas tierras de la Pura y Limpia Concepción de El Viejo.

Según la publicación realizada en la página de la Basílica, mencionan que junto a una multitud de fieles, sacerdotes y seminaristas; Monseñor Bosco Vivas Robelo, Obispo de León, iniciando el rezo del Santo Rosario peregrinó del templo de Esquipulas a la Basílica y Santuario Nacional Mariano, de la Inmaculada Concepción de El Viejo.

A petición del Cabildo Catedralicio de León quien sirviera a su vez de testigo junto a su firma y en viva voz Mons. Rodrigo Urbina solicitó al Obispo la consagración de la antiquísima imagen de Nuestra Señora del Trono según la antigua costumbre de la Capitanía de Guatemala, para añadir a sus títulos otra efemérides más la de «Consagrada Imagen», como testimonio del filial afecto a la Patrona de Nicaragua.

La sagrada imagen fue descendida desde antes de la celebración, colocada en el lugar de la Sede de la Basílica, fue vestida para la ocasión con bellísimo manto azul turquesa bordado en color dorado, después de la «Plegaria de Consagración» el obispo del «Ave Marìa» ungió con el sagrado crisma la frente y extremidades de la Imagen, ante el volteo constante y jubiloso de campanas, junto al canto latino de las letanías Lauretanas y el estallido de bombas, a la ceremonia de celebración también asistió el obispo franciscano de Bluefields Monseñor Pablo Smith, como un homenaje del episcopado a la Virgen.

Su Santidad Benedicto XVI obsequió a la Virgen un bello Rosario de perlas, que fue colocado en las sagradas manos de la Señora, momento único, que los brazos de la Virgen estaban extendidos hacia sus hijos fieles, mostrando las cruces de oro, colocadas para recuerdo perenne de este acto de consagración, ocasión donde quedaba plasmada una estampa extraordinaria para la Historia.

Al caer la tarde y después de horas y horas de veneración del Pueblo de Nicaragua a su Patrona, la cuatro veces centenaria, Consagrada Imagen de la Limpia Concepción de El Viejo, volvía a su tumbilla de Plata en su camarín, ante las lágrimas y emociones de quienes asistieron a aquel día histórico y que fue cima del Año Jubilar Mariano para la Diócesis de León.