Deportes

Tigres cambiaron y perdieron

Desde el momento en que Cairo Murillo hizo cambios en su alineación para el primer partido de la serie playoff contra los Gigantes, murió aquella magia que los acompañó a la clasificación, dejando en el camino al Oriental.

Todos los managers siempre inician juego con su “equipo ganador”, con esa alineación que funciona adecuadamente en ofensiva y defensa. Si ese te impulsó hasta donde estás, ¿para qué cambiar?

Los Tigres clasificaron con la alineación que utilizaron en el tercer partido, Marín en el short, Argeñal en el central, Vásquez en la intermedia, Allen receptor, Esteban en el right, Montiel en la inicial, Sharp como designado, Marvin Martínez en tercera y tenían a Jordan Pavón como un “comodín” con el dominicano Danilo Sánchez, que aparecía como designado.

Pero en los dos primeros juegos apareció Vásquez en el left, Montiel en tercera, Martínez en segunda, y después los cambios fallaron. En el primer juego, Matamoros corrió por Allen en el octavo y para el cierre quien tuvo el mascotín fue Sánchez, pasando Vásquez a la inicial. Desafortunadamente, el partido que llegó a ese episodio 2×1 se agrietó cuando Sánchez tiró mal a la inicial luego de sacrificio de Britton, que junto a Ramón Flores anotaron por triple de Ofilio, con un José Piña desajustado anímicamente.

Y ese espíritu los Gigantes lo aplastaron para el segundo juego; aunque los Tigres agredieron y explotaron a Elvin Orozco y marcaron cinco carreras en cuatro episodios, se abusó de la confianza a Francisco Cruceta. Ese partido, que estuvo afectado por dos cortes de luz, terminó agotando al diestro, que sorpresivamente fue sostenido en todo el recorrido.

Se estima que Cruceta debió ser removido después que Britton le conectó doble en la apertura del quinto. Pero lo dejaron, llenó las bases y terminó entregando la ventaja. Los empataron y todavía quedaron atrás. Y sabemos lo demás, los jonrones de Britton y Sosa, y el juego final 5×1, rematando los Gigantes, con Alexis Candelario tirando para dos hits y una carrera en 7 episodios.

Esta es la segunda barrida que se produce en las series playoff. La primera la dio el Bóer en el Campeonato 2010-11, cuando derrotó al Oriental y clasificó a la final contra el Chinandega.

Ofilio Castro fue el mejor bateador de la serie, con porcentaje de .462, al conectar 6 hits en 13 turnos, con 5 anotadas y 3 impulsadas. Lo escoltaron Darrel Campbell con .455 (5-11), Carlos Sosa con .417 (5-12), dos jonrones, y Randall Simon con .400, todos con 3 carreras impulsadas. Luis Allen fue el mejor tigre con .400. Carlos Pérez, ganador del primer juego, fue el más efectivo del playoff, con 0.00 en 7 episodios, pero José Durán, que también lanzó para 0.00, fue el Más Valioso de la serie, al ganar un partido y salvar otro en 4.1 episodios.

En la serie, los Gigantes batearon .314 contra .194 de los Tigres, y en pitcheo, los Gigantes actuaron para 1.33 contra 6.12.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: