LO ACTUAL

Reportaje Especial: José Raúl Díaz Sarria ‘LAS RAULIN’

‘LAS RAULIN’
El chinandegano José Raúl Díaz Sarria, disfruta en la acera de su casa, del barrio Guadalupe, media cuadra al sur del antiguo Cine Edén, dándole forma con retazos de tela, una tijera, mucho ingenio y paciencia para conformar una pelota, la que envuelve hermética con tape y lista.
Las bolas son apetecidas por los chavalos.
Yader Salmerón, de Comarca La Grecia, adquirió tres el viernes para su hijo. Dijo que su vástago es un apasionado del béisbol y tendrá este fin de semana con que entretenerse y practicar el deporte rey de los nicaragüenses.
Díaz contó que diario le corresponde dejar chajin el taller de Sastrería El Jet, cumple con mandados y al final tiene la opción de recoger los retazos de los uniformes que ahí confeccionan, los mete en una bolsa y es el material que lleva a su casa para elaborar las bolas.
En realidad, les dice ‘bolas de calcetín’, pero son de retazos y tiras de distintos colores de telas. “Ah! Pero quedan buenas, firmes, bien forjadas, propias para practicar y jugar béisbol” sostiene el habilidoso chinandegano.
Díaz añadió que fabricar las pelotas le quita el stress y desde la calle le gritan, ‘Hey pelotero!, ¿están quedando buenas esas pelotas?, además que me compran, me las encargan o las llevo al mercado de mayoreo y el mercado central donde las vendo. Las doy en diez y quince pesos”, dice orgulloso este chinandegano del barrio Guadalupe.
Indica que con su trabajo incentiva al deporte rey, para evitar la vagancia, el consumo de estupefacientes y que los niños tengan amor a los estudios. Además es un trabajo que le permite tener el pan de cada día.
En la casa, el se encarga de elaborar las pelotas emplasticadas, su esposa Aura Estela Torres que es costurera cose las que son forradas y su hijo José Alberto Torres Díaz, las fabrica en la ciudad de El Viejo. Dice don Raul que en ocasiones se ha inspirado y por eso ha escrito varios poemas. En estos dias se le ocurrio imponer una marca a las pelotas, ‘Es que mi nombre es José Raúl, entonces les puse ‘Las Raulin’, sonrie.
JUGADOR DE LAS PARADAS CORTAS
• Díaz, cuando fue jovencito practico béisbol Mayor A, lo hizo en segunda base y en el campo corto con el aguerrido equipo el Zavala U. Un buen tiempo trabajo en Managua en una industria decorativa e hizo una década en el demolido hospital Materno Infantil en el área de caldera para lavar decenas de ropa a diario. El próximo mes de febrero cumple con la edad para gozar, así lo espera, de una pensión reducida debido a que posee más de 400 colillas.
LABOR ADMIRABLE
• El popular cronista Leónidas Renteria, refirió que admira el trabajo de don José, y le compra pelotas de vez en cuando para que los chavalos se diviertan en los barrios de la ciudad de El Viejo.

Nota: Saul Martínez Eco Occidente

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: