Sucesos

Miles de explosivos

El miércoles 25 de enero fue presentado German Javier Mejía Alvarado, de 29 años, fabricante de bombas de mecha lenta explosiva bajo el mar, al que incautaron 4,200 artefactos explosivos en su vivienda de la Comarca Aserradores-El Viejo, costado sur del templo evangélico.

La región costera chinandegana está en alerta por la utilización de hasta 40 bombas por lancha durante una faena de 12 horas en el Litoral Pacífico para conseguir más producto.

El comisionado mayor Leonel Guerrero, segundo jefe policial informó ayer que la captura finalizó en las primeras horas de la madrugada de ayer miércoles tras un estricto seguimiento hasta concluir en la fábrica de bombas para pescar como le conocen los pescadores.

Confirmó que en el taller ilegal se laboraba con material altamente peligroso y se comercializaba la bomba que tiene un costo de 40 córdobas. El cajón metálico de color azul donde se guardaba los miles de artefactos hubiese provocado una tragedia en los alrededores.

Dos elementos que laboran en el lugar huyeron al escuchar las patrullas que se acercaban al polvorín.

“Se le detuvo como presunto autor de la fabricación de 4. 200 bombas, también se le encontró material para procesar y elaborar los explosivos, había 13 libras de azufre, azúcar, mazos, pesas, alambre de amarre, fulminantes y bolsones de papel craft para las envolturas de los explosivos”, informó el segundo jefe policial.

Guerrero refirió que están en función de detectar talleres ilegales de elaboración de las bombas que es un peligro a la comunidad y la destrucción de los bancos de pesca y la diversidad de especies.

El detenido sonreía ayer tranquilo y refirió que la ayuda del gobierno no les llega para comprar trasmallos y cimbras, entre otros aperos, por lo que recurren a usar la bomba.

“Hace tres meses está el taller, es que la pesca está bien mala y son de uso personal. Es un peligro digamos, uno me ayudaba a hacerlas, yo soy dueño de acopio de marisco”, declaró a LA PRENSA Y HOY.

BOMBAZOS DESDE LA MADRUGADA

En la zona del Golfo de Fonseca, y los bancos de pesca frente a Jiquilillo, Aserradores e Isla Maderas Negras pertenecientes a la costa del municipio del Viejo, se deja escuchar, según los vecinos, el bombardeo feroz al recurso pesquero que provoca además alarmante contaminación a las aguas del Océano.

Los habitantes de la zona costera del municipio El Realejo indican que frente a Puerto El Toro y Paredones y el altamar jurisdicción el Puerto de Corinto, la faena pesquera se constituye en una guerra de bombas desde el amanecer para inmovilizar a los peces y con ayuda de un foco durante la noche capturar la mayor cantidad de marisco.

A LA ORDEN DE LA FISCALIA

El detenido fue puesto ayer la orden del Ministerio Publico por el delito de elaboración, tenencia, tráfico, y el uso de sustancias explosivas lo que establece el Artículo 404 de la Ley 641 del Código Penal.

TRAGEDIAS RECIENTES

La tarde del pasado 10 de marzo el joven Erling Javier Martínez, de 17 años, conocido como “Zapato Blanco”, originario del municipio de Posoltega,  murió a las 4: 00 de la tarde cuando viajaba en motocicleta y llevaba una mochila cargada con bombas de mecha lenta.

La tragedia ocurrió a la altura del kilómetro 180, zona costera noroeste del municipio del Viejo, 100 metros antes de llegar a la entrada de la Comarca El Tintal.

La información esa noche indicaba que debido a la cercanía con el mofle de la motocicleta provocaron el mortal estallido. El conductor Alberto Catín, de 25 años, se deslizó con la motocicleta y resultó con la mano derecha desprendida, piernas lesionadas y arrancada la piel de los hombros.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: