Archivo

Medias rojas campeones de las Grandes Ligas

600x400_1383192672_1940041

Una noche mágica se vivió en el estadio Fenway Park en el sexto partido de la Serie Mundial. Ahí, los ahora barbudos escalaron el Everest, doblegaron 6×1 a los Cardenales de San Luis, para asegurar su primer título de Serie Mundial en el Fenway Park desde 1918.

A Boston no le importó si era Michael Wacha quien estaría en el montículo por San Luis. Ese joven que lucía con 4-0 en postemporada sucumbió en el juego clave, “golpeado” por ese inquieto bateador Shane Victorino que sonó las alarmas en el Fenway Park.

En el tercer episodio Wacha se metió en problemas llenando las colchonetas. En las imágenes televisivas se mostraba el jonrón con bases llenas que Victorino le conectó a los Tigres de Detroit, ese hombre estaba en el cajón de bateo y con un doble limpia bases al left le dio ventaja de 3×0 a los hoy campeones.

Mientras los aficionados de Boston se sentían campeones desde el tercer episodio, el serpentinero John Lackey, sin tener domino absoluto del juego, lograba sortear las dificultades que se le atravesaban en cada inning.

El pitcher de Boston retiró fácilmente el primer episodio, en el segundo le conectaron imparables consecutivos Allen Craig y Yadier Molina, pero retiró a Matt Adams, David Freese, y ponchó a Jon Jay. En la tercera entrada obligó a Carlos Beltrán a batear para doble play.

Los Medias Rojas continuaron su fiesta en el cierre del cuarto inning. Apareció Stephen Drew para estremecer a Wacha con cuadrangular solitario, la ventaja ya era de 4×0.

Con todo y ese latigazo, el manager de los Cardenales mantuvo a Wacha en el montículo. Permitió que enfrentara a David Ross, quien fue ponchado, siguió Jacoby Ellsbury con doble, Dustin Pedroia conectó elevado al jardín derecho y Jacoby se largó hasta tercera.

David Ortiz recibió base intencional y Wacha se fue a las duchas. El relevista Lance Lynn fue recibido con sencillo remolcador de Mike Napoli para el 5×0. El ataque de Boston continuó, Johnny Gomes recibió base y volvieron a llenar los costales.

Otra vez estaba Victorino en el cajón de bateo y volvió a tronar con hit remolcador de la sexta anotación roja. Lynn salió del montículo sin pena ni gloria, y entró a relevar Seth Maness, quien ponchó a Xander Bogaerts para culminar la entrada.

Lackey pasó apuros nuevamente en el quinto episodio cuando tuvo a Jon Jay en tercera y a Matt Carpenter en primera base, pero logró dominar a Matt Holliday en elevado al jardín derecho. Sin embargo, en el séptimo fue explotado al permitir imparable remolcador de Carlos Beltrán, después cometió wild pitch y otorgó base por bolas a Holliday para llenas las almohadillas. Entró al relevo Junichi Tazawa, quien dominó a Craig en rola.

Brandon Workman lanzó el octavo por Boston, sin consecuencias, y el noveno le tocó al estelar salvador Koji Uehara, quien retiró fácilmente a Jay, Descalso, y ponchó a Carpenter.

San Luis no pudo vengarse de la Serie Mundial de 2004, cuando fueron barridos en 4 juegos. ¡Boston, que no ganaba desde 2007, es otra vez el rey!

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: