La Alegría de Amar

El amor es el ingrediente fundamental de la vida humana. Una vida sin amor, es una vida vacía y sin sentido. Dios nos ha creado por amor y para amar. El “material” constitutivo de nuestro ser más profundo es el amor. El amor verdadero es el único que nos da la felicidad. Ahora bien, hay muchos para quienes hablar de amor significa hablar de amor carnal, de besos y abrazos. Pero el auténtico amor, el que da la verdadera felicidad, es un amor espiritual, que no reside en el cuerpo sino en el alma.

Un amor, que no necesariamente tiene manifestaciones corporales, pero que pueden darse; aunque la intimidad sexual sólo es permitida a los esposos.

En este libro, queremos hablar a los jóvenes y a los no tan jóvenes, para hacerles valorar la castidad y el amor auténtico, que puede darse también en la vida consagrada. La castidad consagrada es posible. El amor auténtico es posible. Pero es preciso luchar con denuedo contra tanta impureza que nos rodea para no caer en tantos pecados que nos acechan. Jesús nos ayudará en esta tarea con su gracia, porque es posible disfrutar de la alegría de amar, con pureza y castidad.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: