Especiales

Japonesa enamorada de Nicaragua

Makiko

La arquitecta Japonesa Makiko Fujiwara, es una admiradora de Nicaragua de su cultura, costumbres y de sus gentes. En 1994 llegó como voluntaria por dos años, solicitó y prolongó un año más y desde entonces desea estar por siempre en la Tierra de Lagos y Volcanes.

Makiko, es originaria de Kobe, la famosa ciudad del terremoto de 6. 9 grados en la escala Richter el 17 de Enero de 1995. Llegó muy jovencita al país con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón –JICA. Contó que al concluir su servicio retornó a su Patria.

La japonesa es muy conversadora. Explicó que en el año de 2012 decidió regresar a Nicaragua y establecerse para brindar en la capital nicaragüense sus servicios de masajista estético en técnicas de tratamientos de belleza, faciales y corporales.

Es una ciudadana oriental que habla fluido el idioma español, del que asegura que al llegar al país en aquellos momentos no lo hablaba del todo y era muy poco su inglés.

Entre sus labores como voluntaria en Chinandega, ejecutaron el proyecto del tanque de agua y modernización del matadero municipal en los años noventa, también promovieron labores de reciclaje en instrumentos médicos en hospitales y centros de salud que no permite la contaminación del ambiente.

ASIATICOS EN CHINANDEGA

En Chinandega se han establecido emigrantes orientales que han contribuido al desarrollo de la ciudad, uno de estos fueron los reconocidos chinitos William y el recordado Simón Tom, el primero un pintor destacado y fundador del Restaurante YING KING y Simón fundador a inicios de la década de los setenta del restaurante Corona de Oro en la Calle Real.

Hay además japoneses que han contraído matrimonio con chinandeganas; Kazuhiro Sawada es esposo de la chinandegana Nelly Zeledón, Takayoshi Ninomiya con Celia de Ninomiya, originaria de la ciudad del Viejo, quienes se conocieron cuando los asiáticos llegaron al Politécnico IRO-Inatec-el Viejo, han procreado hijos y ambas parejas viven en el imperio del sol naciente.

“Me gusta mucho Nicaragua y acá tengo mis amistades. Mi familia les digo yo al periodista Ricardo Delgado Ramos donde viví aquellos años”, mencionó la asiática. Una de sus amigas es Azuni, experta japonesa, enfermera del área de ginecoobstetricia en la institución Pro Familia.

ENCANTADA CON LA PATRIA DE RUBEN

En Japón están los padres de Makiko y su hermano menor con quienes se comunica frecuentemente. Makiko aún no ha contraído matrimonio pero no descarta que un nica le robe su corazoncito oriental.

La chinandegana Yolanda Castro, suele conversar largas horas con Makiko. La japonesa al llegar a Chinandega busca a su amiga entrañable a quien considera su madre putativa  que labora en la Biblioteca Municipal.

Precisamente en la biblioteca municipal Makiko se ha empapado de la obra del poeta universal Rubén Darío. “Me encanta este país, por eso estoy aquí”, dice sonriente la japonesa.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: