Iglesia en 3 días de duelo

Para las honras fúnebres de un obispo se preparan tres días de duelo que se comienzan a contar al momento de su muerte, según explicó el padre Rafael Ríos Gadea, quien lo acompañó los últimos días de agonía. Son los pasos que la Iglesia está dando tras la muerte del Obispo Emérito, monseñor Pedro Lisímaco Vílchez Vílchez, ocurrida este martes, cuando el prelado contaba con 83 años.

Los restos de monseñor Vílchez descansarán en la Catedral de Jinotega, donde desde ayer se comenzó a preparar la fosa para enterrarlo.

Policía preparada

La comisionada Marcia Méndez, segunda jefa de la Policía del municipio, manifestó que previendo la llegada de cientos de personas de Jinotega, de Matagalpa y de otros departamentos del país, cerraron las cuatro calles aledañas a la casa donde vivía el obispo, retirado desde hace siete años, que está ubicada del Silais de Jinotega, media cuadra al sur.

También se tomarán medidas en los alrededores de la Catedral local, donde fue trasladado el féretro ayer en la noche.

La comisionada Méndez también dijo que esperan la llegada de cientos de personas provenientes de todo el país, a esta ciudad ubicada a 172 kilómetros de la capital.

“La Policía lo quería mucho porque lo conocíamos y éramos amigos de él”, expresó Méndez, quien se mostró conmovida por la muerte del obispo.

Por su parte, el alcalde Leónidas Centeno expresó que estarían apoyando en todo lo necesario para la vela y el entierro del prelado que “deja muchos recuerdos en Jinotega”.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: