Sucesos

Don Oswaldo, músico y jornalero

Don Oswaldo

Oswaldo de Jesús Meza Armas,  ejecuto desde joven la mandolina, el contrabajo, la guitarra y el acordeón, una grandiosa trayectoria, que además de jornalero y productor de granos básicos y luchador social, a sus 86 años, que cumplió el pasado 16 de junio será declarado el próximo 2 de septiembre, Hijo Dilecto de Chinandega en el 177 aniversario de la ciudad.

Le puede interesar: Monseñor Daniel Pérez Roque es nombrado hijo dilecto de Chinandega

Don Oswaldo, nació y creció en la extensa Comarca La Grecia. Cerca de las 2: 00 de la tarde de ayer con su sombrero de felpa color blanco, sentado en una silla plástica en el patio de su casa, se emocionó al saber que las autoridades le reconocerán su labor cultural.

“Me siento un poco descontrolado. Con la muerte de mi esposa no se me quita la idea mire, no soporto la situación”, dijo con la voz entrecortada.  Su hija Daysi Amparo Meza le atiende con cariño y le susurra que se controle, que le darán un merecido reconocimiento.

Contó que con el contrabajo integró la agrupación campesina “Los Guaracheros del Ritmo”, originarios de la ciudad del Viejo, quienes grabaron varios discos con los cantautores, Manuel Ignacio Solís y Miguel García. Pero en 1975 surgió “La Cumbia Chinandegana”, de Jorge Paladino, la que trascendió como un himno regional. El reverso del disco era “El Amor entre nosotros”.

Cuenta don Oswaldo que de 18 años, aprendió a ejecutar la guitarra y surcó campos y cañadas para amenizar bailes y cantar serenatas. Organizó entonces el grupo San José, posterior estuvo con los Guaracheros del Ritmo, época fructífera en los años setentas.

EL VIAJE A EUROPA

Fue a mediados de los años ochenta que con el grupo “Héroes y Mártires de San Francisco del Norte”, que en realidad eran de la Comarca Las Pencas, el gobierno de entonces le costeó el viaje a Europa y allá ejecutaron canciones revolucionarias en tres escenarios de naciones distintas que jamás imaginó.

“Vea que lugares más preciosos”, recuerda el octogenario con mucha soltura.

Con esa agrupación viajó su sobrino Porfirio Meza, Eugenio y Alfredo Palacios, guitarristas, el acordeonista Ramón Martínez, el vocalista Timoteo Martínez y un matagalpino.

Tras morir su esposa María del Carmen Sánchez, hace 8 años, don Oswaldo no quiere saber nada más de la música y se deshizo de sus instrumentos. “Con Carmela me casé a los 20 años y con ella tuve 9 hijos” mencionó don Oswaldo.

MÉRITOS

Para el concejal sandinista Mariano Laguna, la aprobación de los 4 ciudadanos es debido a que son un ejemplo para la sociedad y de u alto espíritu humanitario. “Esta ciudad es de mucho desarrollo, hay más chinandeganos que se merecen esa distinción”, refirió el concejal.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: