Archivo

“Costa Rica quiere imponer soberanía” violando las decisiones de la CIJ

Nota: El NUevo Diario

Un análisis del Ejército de Nicaragua al accionar de Costa Rica, posterior a la sentencia que emitió la Corte Internacional de Justicia, CIJ, de La Haya, el pasado 8 de marzo, concluye que la decisión de la vecina del sur es fortalecerse en la zona de litigio con nuestro país para imponer soberanía en ese espacio territorial.

Un documento de las Fuerzas Armadas de Nicaragua, denominado “Valoración sobre el accionar de Costa Rica posterior a la resolución de la CIJ”, fechado el 29 de marzo pasado, demuestra el alcance de las decisiones político-diplomáticas, el plan de Defensa Nacional, la política en materia ambiental y la estrategia a seguir del país vecino  y las conclusiones de los altos mandos militares frente a ellos.

“La posición costarricense posterior al fallo está enfocada en fortalecer su atención a la zona fronteriza con Nicaragua, a través de una agenda de seguridad, tratando de imponer la soberanía en el territorio en litigio, como principal eje estratégico, Costa Rica continuará intentando detener el dragado mediante el supuesto impacto ambiental a su territorio”, dice el documento del que END obtuvo una copia, lo cual fue confirmado ayer por el jefe del Ejército, general Julio César Avilés,

Militarización y espionaje

El análisis del Ejército nicaragüense indica que Costa Rica ha valorado la hipótesis de los cursos que pueda seguir nuestro país y tomándolas en cuenta, aprovecharán el tiempo que dure el juicio en La Haya para no detener el proceso de militarización de sus fuerzas de seguridad, manteniendo la activación de su Sistema de Defensa estableciendo medidas de seguridad permanentes en la frontera con Nicaragua.

Entre esas medidas se destacan la construcción de 50 kilómetros de camino que comunican las aldeas de Fátima, Sarapiquí, La Tigra, San Antonio, El Jobo y El Delta, así como la construcción de un puente de 500 metros de ancho sobre el río Colorado, que servirá para unir  lo que los ticos llaman “Isla Calero” con ramales carreteros en Sarapiquí y El Delta.

Implementaron un sistema de mallas de control que sirven como puerta de entrada a los ríos Colorado, San Carlos y Sarapiquí; y regulan el espacio aéreo en sectores de Barra Colorado, mantienen defensa perimetral de la Academia Policial del Murciélago, en Cuanijiquil, La Cruz, Guanacaste y crearon un sistema de defensa ingeniera en la zona cercana a Calero.

De igual forma, construyeron una red de helipuertos en El Delta, entre las riberas del Río San Juan y El Colorado, en Agua Dulce al noreste de la Barra Colorado, los cuales están dotados de medios anti-aéreos, y a esto se suma el sistema de cámaras de vídeo que instalaron para el monitoreo en tiempo real de la navegación sobre los ríos Sarapiquí, San Carlos, Colorado y la zona del puesto fronterizo de El Delta.

Más detalles y las violaciones
El análisis del Ejército indica que luego del fallo del 8 de marzo,  decidieron instalar cámaras de vídeos en torres de vigilancia de 2-3 metros de altura a lo largo del Caño del Puerto, ordenaron la creación de un puesto de vigilancia en Punta Castilla, han emprendido un reconocimiento con ingeniero con zapadores, un campamento ambientalista en Barra Colorado, vigilancia naval en los límites marítimos con Nicaragua y un nuevo puesto militar en la zona de Bocana de Taura.

La valoración de las fuerzas armadas de Nicaragua señala que el Ministerio de Seguridad de Costa Rica, a través del Servicio de Vigilancia Aérea, ejecuta sobrevuelos de exploración  sobre la zona en litigio con Nicaragua, así como en los ríos costarricenses mencionados anteriormente, “con el objetivo de monitorear los cambios de la situación operativa en la zona, así como la presencia de efectivos militares del Ejército de Nicaragua, teniendo contabilizadas ocho violaciones a nuestro espacio aéreo”.

Ya sabían de la estrategia con Ramsar

De igual forma, en materia ambiental, el Ejército de Nicaragua analizó que Costa Rica intentaría implementar un Plan de Manejo del sector del Caño Puerto, teniendo como única opción de monitoreo permanente, el apoyo de los miembros de la Convención Ramsar, como lo hicieron ayer.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: