Camino de fe no es alienación sino preparación para la belleza del Cielo, dice el Papa

VATICANO, 26 Abr. 13 / 09:32 am (ACI/EWTN Noticias).- El camino de la fe no es alienación sino una preparación cotidiana para la belleza del cielo que es el destino definitivo al que toda persona está invitada, explicó el Papa Francisco esta mañana en la homilía de la Misa que celebró en la Casa Santa Marta.

Ante algunos empleados de la Tipografía Vaticana, de la Oficina de Trabajo de la Sede Apostólica (ULSA) y miembros del Cuerpo de Gendarmes presentes en la Eucaristía, Francisco comentó la frase que Jesús dice a sus discípulos en el evangelio de hoy: “No se turbe vuestro corazón”.

“Son palabras muy hermosas. En un momento de despedida, Jesús habla con el corazón en la mano. Sabe que sus discípulos están tristes y empieza a hablarles de aquel que será su destino definitivo, el cielo. Les dice ‘Tened fe en Dios y en mí’… como si fuera un ingeniero o un arquitecto les dice lo que va a hacer: ‘Voy a prepararos un lugar, en la casa de mi Padre hay muchas moradas’. Y Jesús va a buscarnos un lugar”.

El Santo Padre explicó luego que preparar un lugar “es preparar nuestra capacidad de disfrutar de la posibilidad –nuestra posibilidad– de ver, sentir, entender la belleza de lo que está por venir, de esa patria hacia la cual caminamos”.

“Toda la vida cristiana es un trabajo de Jesús, del Espíritu Santo, para prepararnos un sitio, para preparar nuestros ojos para ver, nuestros oídos para escuchar. Nuestra alma necesita estar preparada para contemplar el rostro maravilloso de Jesús. Y sobre todo, preparar nuestro corazón… para amar, y amar más”.

En el camino de la vida el Señor prepara los corazones “con las pruebas, con el consuelo, con las tribulaciones, con las cosas buenas… Todo el viaje de la vida es un camino de preparación”.

“A veces el Señor tiene que hacerlo rápidamente, como hizo con el buen ladrón: tenía sólo unos pocos minutos para prepararlo y lo hizo. Pero en la vida normal es de otra forma ¿no?: Es ir preparándose para llegar a esa patria, que es la nuestra”.

Pero alguno dice “que todos estos pensamientos son una alienación… que la vida es ésta, lo concreto, y más allá no se sabe lo que hay… Jesús nos dice que no es así: ‘Tened fe en mí también’, dice. Lo que te digo es la verdad: yo no hago trampas, no te engaño”.

Finalmente el Papa aseguró que “prepararse para el cielo es comenzar a saludarlo desde lejos. Esto no es alienante: esta es la verdad; es dejar que Jesús prepare nuestro corazón para una belleza tan grande. Es el camino de la belleza, es el camino de regreso a la patria ¡Que Dios nos conceda esperanza, valor y humildad para dejar que el Señor nos prepare un lugar!”

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: