Sucesos

Cambiarán rostro a famosa esquina

esquina techana

La casa esquinera de taquezal de casi 140 años de historia, conocida como “La Esquina de la Chepana Cáceres”, es derribada ahora para construir módulos de concreto, perlines y cerámica.

Ayer fue el último día que la casa estuvo en pie. Es hasta hoy un punto de referencia. La vetusta vivienda se hallaba debilitada por los últimos sismos y a punta de mazo salió a relucir la caña brava, la tierra y madera entrelazada que la hizo sostener en una larga época.

La casa, tan conocida como el Volcán San Cristóbal se halla entre la frontera de los barrios El Calvario y el legendario Santa Ana, vecina además del desaparecido barrio San Lorenzo y del Rio Acome.

Los vecinos con mayoría de edad recuerdan con nostalgia que ahí funcionó una venta de guaro lija [alcohol y agua] donde se acercaban los “bazukitas” del mercado central a echarse sus tragos.

“En esta casa ha vivido la cuarta generación de la Familia Cáceres. Aquí es la reconocidísima Chepana Cáceres, no la conocí pero si a doña Bienvenida, que era su hija única” mencionó Gerardo Marcos Pereira García, quien alquilaba por su negocio de granos básicos.

El productor Mauricio Zacarías Batres, atinó a pasar por el lugar y se sorprendió que la casa fuera derribada. “En esa esquina se dieron varios pleitos”, mencionó Zacarías.

ESQUINA CONCURRIDA

Sergio Cáceres, conocido popularmente como Cayo Cáceres, pariente lejano de doña Chepana, manifestó que la casa y la esquina guardan mucha historia chinandegana, de los beodos y cargadores del mercado central, de la gente cariñosa y hospitalaria de sus alrededores y los jornaleros que bajaban de las faldas de las comarcas orientales y la Península de Cosiguina.

“Ahí te vendían el trago de lija con una grosella, tajada de mango, jocote o un mimbro de los arbolitos de don Desiderio García. Ahí en esa esquina de doña Chepana pasó Chinandega entera” refirió Cayo Cáceres.

La chinandegana Lucia Téllez, es de la tercera edad y a sus años, suele pasar hacia el mercado y por la acera de aquella esquina concurrida de los años que funcionó el famoso estanco.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: