LO ACTUAL

Calamitoso estado de los recursos hídricos en la zona norte fronteriza de Chinandega

Nota: Saul Martínez – Eco Occidente

Desolación por la falta de agua que dejó de circular en los legendarios y representativos ríos fronterizos de El Guasaule, Negro, El Gallo y el pequeño Tecomapa, liquido que además se profundiza en todos los pozos.
El llano con sus lomas deforestadas y el sol que oprime, así se advierte la zona seca al suroeste del poblado de Somotillo. La tala y los incendios forestales acabaron con los manantiales y pozas de la zona norte fronteriza chinandegana.
Ahora es historia aquel caudal del Rio El Guasaule; extenso, fresco, con peces en su hermoso torrente en su paso por el sector aduanero, bajo el puente internacional entre Nicaragua y Honduras.
La fuerte corriente le permitía tener agua en todo tiempo para irrigar plantíos de hortalizas y frutas en las fincas vecinas y la variedad de pozas que admiraban los turistas y se refrescaban los bañistas.
Productores hondureños de melón, contribuyeron a la muerte lenta del afluente de la línea divisoria con la instalación de bombas que succionaban grandes cantidades del agua al norte de Comarca La Ceiba, sector El Siete y Palo Grande.
El abuso de los catrachos provocó denuncias de nicaragüenses y permitió que fuesen suspendidas por autoridades nicaragüenses como fue detallado en conferencia de prensa a inicios del año pasado por el Segundo Comando Militar
Jeffrey Balladares, veinteañero poblador de Somotillo, recorrió la mañana del jueves un buen trayecto por sobre las piedras del Rio Tecomapa, de riberas cercanas al poblado, que desde la última semana del mes pasado de enero no tiene más agua.
“En enero se veía todavía a las mujeres que lavaban la ropa por aquel sector, pero ahora no tiene nada de agua”, indicó el muchacho.
Señaló que ahora los pozos de las fincas y haciendas ganaderas vecinas deben excavar porque el agua se ahonda, tal como sucede en fincas ganaderas de las comarcas de San José y Cofradías.
En reunión del miércoles pasado con alcaldes del departamento confirmaron los inconvenientes que se generan en este verano con el abastecimiento del agua debido a la disminución en los mantos acuíferos del norte de Chinandega.
En Somotillo se perforó pozos en el año 2009 ahora se está perforando un pozo de 200 pies. En el municipio de Villanueva ha bajado el recurso hídrico que pone en aprietos a las comunidades.
SED EN PERIFERIA DE SOMOTILLO
Tomas Urbina, originario del casco urbano de Somotillo, lamentó que faltan ‘Los meses duros de marzo y abril y temen se profundice el agua en los pozos por la disminución del manto acuífero y para el agua potable que provoque se experimente mucha escasez.
“Ya hay problemas en el casco urbano; en los barrios Sagrada Familia y la Resistencia N. 2 que están abasteciendo con cisternas y los ríos que prácticamente están cortados como el Gallo y El Negro que ya no hay corriente o solo en algunas partes”, comentó don Tomas.
Las pozas más representativas que pasaron a la historia en Somotillo, son La Burra, La Burrita, El Tabacal, El Transito, Los Robles. Las comarcas fronterizas que sufren de sed en estos momentos; Cofradías, San José, La Ceiba, San Francisco, Las Mesas, Gallegos, Palo Grande y Los Encuentros.
En el municipio de San Pedro de Potrero Grande y Santo Tomas del Nance, la población resiente lo seco del rio Torondano.
RIO ACOME CONTAMINADO
• Walterio Espinoza, ambientalista chinandegano, informó que fue presentado esta semana ante la municipalidad e instituciones un proyecto de rescate para el Rio Acome, el que ahora sufre brutal contaminación a lo largo de los tres kilómetros del paso por la ciudad de Chinandega en especial las toneladas de basura que le caen del vertedero.
• En el extenso municipio El Viejo se reporta lo seco del rio Sasama y el Rio Chiquito desviado para irrigar cañaverales cercanos al sector El Cocal.
• Noel Orozco, habitante del reparto sureño Carlos Fonseca, contó que ahora son escasas las pozas donde puedan refrescarse las familias chinandeganas. “Estuve el pasado fin de semana en la poza El Paraíso, del rio Ameya, municipio El Realejo) mucha gente ahí, pero ojala no desaparezca con el corte de los arboles por todos lados”, apuntó el poblador.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: