Archivo

Boston empata serie mundial

600x400_1382944209_1936123

El primera base dominicano David Ortiz jugó con un bate perfecto para los Medias Rojas de Boston, mientras que el jardinero puertorriqueño Carlos Beltrán respondió con el mismo protagonismo para los Cardenales de San Luis, en el cuarto partido de la Serie Mundial, y dejaron de nuevo el sello latinoamericano.

Ortiz tuvo un trabajo perfecto con el bate y ayudó a los Medias Rojas a un triunfo por 4-2 sobre los Cardenales para empatar la serie del “Clásico de Otoño”.

La victoria permite a los Medias Rojas poner números iguales de 2-2 en la serie del Clásico de Otoño que se juega al mejor de siete partidos

Ortiz colaboró con tres imparables en el ataque de los Medias Rojas, que terminaron con seis imparables, y confirmaron el valor que tiene “Big Papi” en lo que va de la fase final.

El veterano toletero dominicano jugó con un bate perfecto al hacer tres viajes al plato y hace contacto con la bola en las tres ocasiones, además de anotar dos carreras.

“Big Papi” llegó a la registradora en el quinto episodio empujado con un elevado de sacrificio por la izquierda que pegó el campocorto Stephen Drew.

Ortiz volvió a anotar en la sexta entrada, impulsado por el jonrón de 387 pies (118 metros) del jardinero Jonny Gomes, que también remolcó al segunda base Dustin Pedroia.

Además Ortiz se convirtió en el líder y animador del equipo, e hizo posible que los Medias Rojas no se amilanaron tras la decepción del sábado cuando una caótica secuencia en la baja del noveno episodio sentenció la victoria 5-4 de los Cardenales.

La victoria asegura que el “Clásico de Otoño” no culminará en San Luis, al prolongarse al menos al sexto partido, que se jugará el miércoles en el Fenway de Boston.

Se trata de apenas la segunda vez en las últimas Series Mundiales que se produce un empate 2-2.

“Big Papi” Ortiz hizo de todo en el juego: bateó dos sencillos y un doble, además de recibir un doblete. Se ha embasado en 12 de sus 16 apariciones en el plato.

“Ahora mismo es imposible sacarle out”, admitió el piloto de los Cardenales, Mike Matheny, al valorar la actuación que está teniendo Ortiz en lo que va de la serie.

El doble que pegó en el quinto episodio se convirtió en la acción que hizo despertar al resto de sus compañeros y más tras el grito que Ortiz le dirigió a la cueva de su equipo y más tarde correr potente con elevado de sacrificio de Drew que le permitió empatar a 1-1 la pizarra.

Antes de comenzar el sexto, Ortiz reunió a sus compañeros en la cueva y volvió a exhortarles.

“Fuimos como 24 niños del colegio escuchando al maestro”, declaró Gomes.

En el montículo, el primer relevo de los Medias Rojas fue el zurdo venezolano Félix Doubront (1-0) que lanzó dos episodios y dos tercios, permitió un imparable, una carrera y retiró a tres bateadores por la vía del ponche que le aseguraron la victoria.

Doubront, primero de un total de cinco relevos, realizó 32 lanzamientos, 20 fueron perfectos, contra nueve enemigos, y dejó en 1,93 su promedio de efectividad.

Doubront entró a relevar en el quinto inning por el abridor Clay Buchholz y retiró a ocho bateadores en fila hasta que el emergente Shane Robinson le bateó un doble con dos outs en el séptimo.

El zurdo venezolano se acreditó la victoria tras su segunda actuación en noches consecutivas.

“Estuve enfocado en todo momento”, declaró Doubront al concluir el partido. “Podía trabajar más de dos entradas y siempre me sentí seguro en el montículo”.

La batería de los Cardenales la representó una vez más Beltrán con una remolcada.

Beltrán, que la jornada anterior había recibido el premio Roberto Clemente por sus labores benéficas en Puerto Rico, se encargó de darle movilidad a la pizarra en la tercera entrada cuando pegó sencillo por el jardín derecho y llevó a Matt Carpenter a la registradora.

La molestia que presenta el boricua en las costillas del costado derecho no le ha impedido seguir siendo protagonista tras haberse convertido en el tercer boricua que recibió el premio Roberto Clemente después que antes se lo habían dado a Edgar Martínez (2004) y a Carlos Delgado (2006).

Beltrán pegó una vez en tres viajes a la caja de bateo y remolcó una anotación.

Su compatriota el receptor Yadier Molina también colaboró con un imparable en cuatro enfrentamientos con la serpentina enemiga, pero se fue sin producción.

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: