Chinandega

El norte chinandegano urge de lluvia

La brisa que cayó a las 2: 00 de la madrugada de ayer en el norte fronterizo de Chinandega, brinda la esperanza a los pequeños productores para que el invierno llegue cuanto antes y pueda cultivarse el maíz de primera y otros rubros como el ajonjolí, frijol, yuca y sandias.

La sequía es intensa, los ríos Guasaule, Negro y El Gallo están secos y para el ganado es extrae el agua de pozo. En este momento todavía se advierte la excavación de pozos en algunas fincas de Villanueva y Somotillo.

Le puede interesar: Sequia golpea a Chinandega

Carlos Mendoza, tiene 3 manzanas de tierras en Palo Grande, sur de Somotillo, dice que está listo para trabajar la tierra y con las primeras lluvias anunció la siembra de maíz para tener elotes, además entre surcos sembrara pipianes.

Palo Grande tiene la característica en el norte chinandegano que tras los inviernos no se puede cultivar de postrera por las charcas empozadas pero si de humedad al finalizar el año.

Tambien: El norte chinandegano con pozos y quebradas secas

“Palo Grande, zona de amortiguamiento se ha logrado sembrar de humedad después del mes de diciembre y ahí no falta el maíz, en ese lugar es buena tierra; hay producción de yuca, sandia y ajonjolí, esa cosecha sale para el mercado San Lorenzo de Somotillo, se vende en Villanueva, Chinandega y hasta en Honduras” declaró Mendoza, ayer bajo el sol y la temperatura que alcanza hasta los 40 grados en estos días.

Falta de reforestación

Andrés Cadena, en Villanueva, contó que está sin trabajo, el contratista de los 12 últimos kilómetros de carretera nueva hasta Somotillo, viajó a El Salvador, prometió regresar en las próximas semanas y lo tiene en la lista de empleo.

“Para mientras pienso sembrar una manzana con maíz, con las lluvias hay buen rendimiento de hasta 48 quintales. La sequía aquí es dura”, mencionó inquieto Cadena.11111

En sondeo por la zona acerca de la carretera de cemento hidráulico que se construye hacia la zona fronteriza, los vecinos y trabajadores del proyecto coinciden que el año pasado no se efectúo el proyecto de reforestación componente  primordial en este tipo de obras, para contrarrestar un poco el bochorno norteño.

Es común que se construya la carretera, se siembren los arbolitos y la cisterna del proyecto la riegue cada mañana, pero aquí eso hizo falta. Escasos arboles de ceiba y otras especies se divisan a la orilla de la transitada vía internacional donde un turista pueda protegerse del sol por unos instantes.

 

Comentarios
Ir Arriba
A %d blogueros les gusta esto: